Widgets Magazine
Home / Coronavirus / Dueños de paradores abogan por la apertura de piscinas para atraer huéspedes
Parador Combate Beach en Cabo Rojo. (Suministrada)
Parador Combate Beach en Cabo Rojo. (Suministrada)

Dueños de paradores abogan por la apertura de piscinas para atraer huéspedes

Michelle Estrada Torres
Voces del Sur

La Asociación de Dueños de Paradores le solicitó hoy a la gobernadora Wanda Vázquez Garced que vuelva a autorizar la utilización parcial de las piscinas de las hospederías, pues el nivel de ocupación está por el suelo y podría desencadenar en el cierre de instalaciones.

El grupo pidió, específicamente, que se les permita usar las piscinas al 25% de su capacidad a las hospederías endosadas por la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR), que son las que cumplieron con los protocolos para prevenir contagios con coronavirus.

“Estamos pidiendo que, por lo menos, nos abran un 25% de la piscina y las facilidades para poder llegar a un 12% de ocupación, para poder sufragar algo de los gastos operacionales y mantener la operación”, indicó Jesús Ramos, presidente de la asociación y dueño del Parador Villas Sotomayor en Adjuntas, en una rueda de prensa efectuada por la plataforma Zoom.

Ramos dijo que, actualmente, hay paradores que tienen apenas un 2% de ocupación y que el 76% de la fuerza laboral de estos negocios están en las filas del desempleo. La falta de huéspedes se debe, principalmente, a que no tienen opciones de entretenimiento, pues las piscinas y áreas comunes deben estar cerradas.

Luego de hacer inversiones de miles de dólares en equipos y adiestramientos para cumplir con los protocolos establecidos por la CTPR, a las hospederías se les permitió la apertura de piscinas en junio, pero el 16 de julio la gobernadora volvió a anunciar su cierre debido al repunte de casos de coronavirus en el país, a pesar de que no había evidencia en ese momento de brotes en hospederías. La orden ejecutiva actual, con vigencia hasta el 11 de septiembre, mantiene la prohibición.

“La ocupación, que a principios del mes de julio llegó al 71%, ha bajado a un 2% en varios sitios. Sin embargo, hay hospederías que han tenido que cerrar sus puertas, parcialmente”, señaló Ramos.

Por otra parte, Tomás Ramírez, vicepresidente de la asociación y dueño de Combate Beach Resort en Cabo Rojo, denunció que existe competencia desleal de parte de los alquileres a corto plazo, como Airbnb, pues tienen las piscinas abiertas sin regulaciones. Dijo tener fotos de una piscina pequeña de un Airbnb de Combate en la que se aglomeraron alrededor de 20 personas.

“Tuvimos ayuda al principio, como el PPP, algunos cogimos préstamos de SBA que ya se están acabando, y del Cares Act, las cuales agradecemos. Esas ayudas se están acabando y no nos están permitiendo operar luego de haber cumplido con los protocolos. Estamos haciendo de tripas corazones para poder mantenernos a flote”, sostuvo Ramírez.

Juan López, presidente de Tropical Inns, comentó que la situación es crítica y que, si el gobierno no accede a autorizar el uso de  las piscinas para su próxima orden ejecutiva, evaluará demandar.

“Ya hemos llegado al límite, hemos llegado a un punto que no tenemos reversa porque es una injusticia abierta. Es un abuso. El grande está cogiendo al chiquito y lo tiene bien apretado”, manifestó López, que maneja los paradores Costa del Mar, MaunaCaribe y Palmas de Lucía en el sureste del país.

El dueño de Villas Sotomayor aseguró que están preparados para recibir huéspedes con las medidas adecuadas para garantizar la salud de todos.

“Prácticamente, somos sitios abiertos, no tenemos aires acondicionados comunes sino separados, nuestras piscinas son cómodas, de un tamaño grande”, detalló.

López agregó que, en su caso, no aceptan turistas extranjeros y tampoco menores de 10 años.

Publicado: 1 de septiembre de 2020