Widgets Magazine
Home / Turismo / Otras / Inicia la primera fase de la rehabilitación del Faro Punta Tuna en Maunabo
El Faro de Punta de la Tuna en Maunabo resultó bien afectado por el huracán María. (Suministradas)
El Faro de Punta de la Tuna en Maunabo resultó bien afectado por el huracán María. (Suministradas)

Inicia la primera fase de la rehabilitación del Faro Punta Tuna en Maunabo

Sara R. Marrero Cabán
Voces del Sur

La administración municipal de Maunabo inició la primera fase de la restauración del emblemático Faro Punta Tuna, estructura que se vio afectada por el paso del huracán María en el 2017.

“Es una estructura histórica que es muy importante para nosotros y el pueblo. Nosotros nos hemos dado a la tarea de comenzar el proceso para la rehabilitación del mismo”, comentó el alcalde de la Ciudad Jueyera, Jorge L. Márquez Pérez, en entrevista con Voces del Sur.

El monumento, construido en el 1893, tuvo múltiples daños por los fuertes vientos y lluvias que provocó el fenómeno atmosférico, incluyendo el quebranto de la cúpula que alberga la linterna y ventanas, la verja y las puertas. El huracán también afectó el techo, provocando que se filtre agua al interior del edificio.

Al momento, la administración municipal está en el proceso de contratar un arquitecto y una compañía para la rehabilitación del edificio y someter la propuesta y documentos necesarios al programa de Patrimonio Histórico del Instituto de Cultura de Puerto Rico (ICP).

Esta etapa, según Márquez Pérez, podría tardar dos meses.

El alcalde Jorge L. Márquez Pérez y personal del ICP visitaron el Faro Punta Tuna de Maunabo como parte del proceso de reparación de la instalación. (Suministrada)

El alcalde Jorge L. Márquez Pérez y personal del ICP visitaron el Faro Punta Tuna de Maunabo como parte del proceso de reparación de la instalación. (Suministrada)

Requisitos para restauración

A pesar de ser propiedad municipal, las reparaciones del faro tienen que seguir parámetros específicos establecidos por el ICP para conservar la integridad histórica.

“Todo patrimonio en Puerto Rico está bajo nuestra ley orgánica y todo proyecto tiene que ser sometido a nuestro análisis en el programa de Patrimonio Histórico Edificado, el que tiene que ver con todo el tema de los edificios históricos, estén o no estén en zonas históricas. Fuimos como una asesoría técnica al municipio junto con su equipo de trabajo que antes de empezar los proyectos se sepan los parámetros, sepan los reglamentos que les aplican y entonces a partir de ahí nos someterán el proyecto en sí de restauración del faro”, explicó a este medio el arquitecto Pablo Ojeda, director del programa.

Para mantener el estilo original del edificio, se buscará conservar y reparar la mayoría de las puertas y ventanas. En el caso de daños extremos, estas entonces serán reconstruidas.

“Esencialmente, estos edificios tienen un sistema de construcción muy particular. Los materiales requieren de unas técnicas para su aplicabilidad y (se tiene que seguir) ese mismo sistema tradicional en la reparación del mismo, sustituir materiales por similares y mantener la integridad arquitectónica del monumento. Es decir, que no haya adiciones que se vayan a probar, tiene que ser exactamente lo que vemos allí, el volumen original con sus puertas y ventanas originales las que se puedan restaurar y las que tengan que ser hechas nuevas deben seguir el mismo diseño originales”, detalló Ojeda.

Cabe destacar que la administración municipal también deberá cumplir con las guías federales del Departamento del Interior de Estados Unidos, donde están inscritos los faros en el registro nacional de lugares históricos.

El faro de Punta Tuna en Maunabo.

El faro de Punta Tuna en Maunabo.

“Si el alcalde quisiera obtener ayuda federal en el futuro o hacer otras mejoras en el faro, tiene que también cumplir con las directrices del secretario del Interior de los Estados Unido”, indicó.

Al momento, el alcalde maunabeño desconoce el total de la inversión requerida para la rehabilitación del faro. Sin embargo, una vez someta todos los documentos necesarios, planifica solicitar fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) e invertir fondos municipales.

Por otra parte, suplidores privados se han ofrecido en proveer materiales, comentó Márquez Pérez.

Cuando aún estaba en operaciones, el faro era un eje turístico que atraía cerca de 2,000 visitantes al mes.

“La rehabilitación de esta estructura es de mucha importancia en referente a la historia de nuestro pueblo y el patrimonio histórico. Yo entiendo que hay que conservar lo que es la historia de los pueblos que los hace permanecer y hacer fuerte. Eso va unido con el desarrollo económico del pueblo”, afirmó.

Publicado: 22 de julio de 2020