Widgets Magazine
Home / Estilos de Vida / Investigadora coameña recibe prestigioso galardón
La científica coameña Idhaliz Flores Caldera y su equipo trabaja en un método no invasivo para detectar la endometriosis. (Voces del Sur / Pedro A. Menéndez Sanabria)
La científica coameña Idhaliz Flores Caldera y su equipo trabaja en un método no invasivo para detectar la endometriosis. (Voces del Sur / Pedro A. Menéndez Sanabria)

Investigadora coameña recibe prestigioso galardón

Redacción Voces del Sur

Las innovadoras investigaciones de la científica y educadora coameña Idhaliz Flores Caldera en el campo de la endometriosis fueron reconocidas durante la entrega de los premios Biomedical Research Awards.

La galena sureña, quien forma parte de la facultada de la Ponce Health Sciences University (PHSU) y el Ponce Research Institute, fue una de las siete personas que fue reconocida este año como parte del programa Ideas-to-Products (I2P).

Además del importante reconocimiento, Flores Caldera también recibirá una subvención especial a través del programa Technology Transfer Accelerator Hub de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), la cual le permitirá continuar su labor enfocada en el diagnóstico de la endometriosis.

Este “hub” cuenta con una red conocida como el Southeast XLerator Network. A nivel local, es liderado por el Fideicomiso para Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico y su Oficina de Transferencia de Tecnología (TTO, por sus siglas en inglés).

“Estamos comprometidos con la aceleración de las innovaciones biomédicas que se encuentran en sus primeras etapas hoy, porque sabemos que estas podrían transformarse en las tecnologías que salvarán vidas mañana”, expresó a través de un comunicado el doctor David Gulley, director de TTO.

Por los pasados años, Flores Caldera se ha dedicado a investigar la endometriosis y entre sus metas figura el desarrollo de la primera prueba inmunológica, no invasiva que diagnostique esta condición crónica.

Por lo general, las pacientes de esta enfermedad se ven obligadas a soportar una brecha de siete años desde que comienzan los síntomas, hasta que reciben un diagnóstico oficial. Sin embargo, los estudios que ha realizado Flores podrían reducir este retraso en la duración del diagnóstico y así mejorar la calidad de vidas de las mujeres afectadas.

Publicado: 1 de junio de 2020