Widgets Magazine
Home / Deportes / Boxeo / Retante la cuarentena para el boxeador villalbeño Óscar “El Pupilo” Collazo
El púgil villalbeño Óscar “El Pupilo” Collazo planifica retomar su bachillerato en tecnología médica. (Voces del Sur)
El púgil villalbeño Óscar “El Pupilo” Collazo planifica retomar su bachillerato en tecnología médica. (Voces del Sur)

Retante la cuarentena para el boxeador villalbeño Óscar “El Pupilo” Collazo

Sara R. Marrero Cabán
Voces del Sur

Para el púgil villalbeño Óscar “El Pupilo” Collazo, la prohibición de pisar el cuadrilátero debido a las restricciones gubernamentales para intentar frenar la propagación de la enfermedad COVID-19 fue un cambio difícil de asimilar.

No obstante, el apoyo de su familia ha sido su sostén durante la cuarentena, ya que lo impulsa a mantenerse enfocado y continuar sus entrenamientos.

“El mayor reto ha sido mantener el enfoque. Me han bajado mucho los ánimos, teníamos muchos planes durante este año en mi carrera y pues todo ha sido ‘stop’. A veces me levanto sin ganas de entrenar. Pero no. No puedo pensar así”, contó Collazo en entrevista con Voces del Sur.

El verano pasado, el peleador ganó una presea de oro en los Juegos Panamericanos de Lima, en diciembre firmó como profesional con Promociones Miguel Cotto y en febrero de este año debutó con una victoria sobre el mexicano Vicente Castro. Su carrera apenas comienza y los planes cambiaron abruptamente.

“No ha sido tan fácil mantenerse entrenando en el hogar. Es diferente al estar en un gimnasio motivado para una pelea que estar entrenando aquí en el hogar. (Pero), los padres míos y mi hermano que siempre están motivados, siempre están ‘ey, tienes que entrenar, tienes que hacer esto. Mira, esté pendiente que te van a llamar’ y, a veces, (me dicen) ‘¡no seas tan vago, ponte a entrenar!’ y ahí me motivo y vuelvo. Ellos vuelven a darme ánimo. Eso se los doy a ellos”, relató.

Con la asistencia de su hermano, quien se dedica al entrenamiento físico, Collazo se ejercita en su residencia.

“He tratado de entrenar aquí en mi hogar, hicimos un pequeño gimnasio en los bajos de casa, tengo un saco y una trotadora. No ha sido tan fuerte (el entrenamiento), ya lo que hace uno es mantenerse para que esos entrenamientos no los coja desprevenidos por si hay una pelea cerca o somos los primeros en pelear cuando todo esto termine”, explicó.

Mientras, ha apaciguado la ansiedad provocada por el confinamiento con juegos con sus vecinos y disfrutando de la compañía de su familia.

Ansía el regreso

La segunda pelea profesional de Collazo se supone que fuera en abril, en un cartel de Promociones Miguel Cotto pautado para celebrarse en el coliseíto Pedrín Zorilla en San Juan como parte de la serie DirecTV Boxing Night.

Sin embargo, su regreso al ensogado, como el de la gran mayoría de los deportistas del país, depende de las determinaciones gubernamentales.

Al momento, la empresa vislumbra retornar al espectáculo boxístico sin público en agosto o septiembre.

“Tienen planeado hacer una pelea en agosto o en septiembre sin público en una cancha… (en) San Juan. Estamos esperando que nos den la (luz) verde, por eso es que hay que mantenerse (en buena condición física) estos dos meses en verano para ver si se puede volver a pelear. No me gusta mucho sin público, porque al contrario esa es la emoción, por eso uno va… (pero) ese es mi trabajo”, sostuvo.

Por otra parte, planifica retomar en el futuro su bachillerato en tecnología médica en la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (PUCPR).

“Cuando yo fui para orientarme otra vez para volver, pasó esto -la pandemia- y me bajaron un poquito más los ánimos, pero queremos volver. No todo es boxeo. Boxeo es un límite de 10 años. A no todo el mundo le va bien, no todo el mundo le va como a Miguel Cotto y hay que tener un plan B por si acaso”, señaló.

Publicado: 28 de mayo de 2020