Widgets Magazine
Home / Coronavirus / Medidas patronales para disminuir el riesgo de COVID-19
Lavarse las manos con agua y jabón, protegerse la nariz y la boca, y usar desinfectante de manos son medidas para protegerse del coronavirus. (Pexels)

Medidas patronales para disminuir el riesgo de COVID-19

Artículo de opinión por: Dra. Mirna L. Arroyo Miranda

El haber dejado en manos de cada patrono el realizar las medidas de contención y mitigación del COVID-19 necesarias para lograr la reapertura del sistema económico, podría ser un arma de doble filo. Si bien es cierto que el “lockdown” no puede ser una medida indefinida, la realidad es que no todos los patronos tienen la capacidad, la infraestructura o el conocimiento necesarios para garantizar la salud y la seguridad de sus empleados. Hay que añadirle a eso que la escasez de productos en la cadena de distribución puede suponer una carrera cuesta arriba para conseguir el equipo de protección personal necesario para los empleados.

La orden ejecutiva de reapertura expresada por la gobernadora Wanda Vázquez Garced la semana pasada obliga a que cada patrono actualice sus planes de salud y seguridad ocupacional, con el fin de incluir medidas contra COVID-19. Esas medidas de contención y mitigación contra COVID-19 van mucho más allá de meramente usar mascarillas y guantes. Las guías de OSHA establecen que el nivel de riesgo de cada patrono depende primariamente de la duración de exposición y distancia física del contacto, por lo cual las medidas deben ser distintas para cada nivel de exposición.

Sin embargo, la literatura científica nos demuestra que ese nivel de riesgo debe ser medido de forma individual, dependiendo de la exposición (Stocklein, 2020). Puede que en una misma empresa no todos los empleados tengan el mismo riesgo, ya que no sabemos el tracto del individuo antes de llegar a su zona de empleo. Por lo tanto, el plan de contención y mitigación deben tomar ese hecho en cuenta y errar en el lado de la precaución. Es necesario, además, establecer las medidas de ingeniería, mantenimiento y distanciamiento, así como también las políticas de licencias por enfermedad necesarias para proveer seguridad al empleado.

He estado trabajando con algunos patronos en el desarrollo de sus protocolos de contención y mitigación de COVID-19. Basado en la literatura científica revisada hasta el momento, he aquí algunas recomendaciones generales para todos los patronos:

  • Establezca una rutina de limpieza y desinfección frecuente de las áreas de trabajo y los lugares de espera, sobre todo aquellas áreas de alto tráfico de personas como baños, salas de espera y “break rooms”.
  • Haga una evaluación inicial de la posibilidad de exposición y riesgo de cada empleado de su empresa antes del comienzo de labores. Identifique si alguno de ellos tiene síntomas, ha tenido síntomas en días previos o ha estado expuesto a alguien conocidamente positivo a COVID-19.
  • Insista en que cada empleado se realice al menos una prueba rápida de COVID-19. Aunque la misma se utiliza para fines de cernimiento y NO para diagnóstico, la misma puede ayudar a establecer un sistema de vigilancia centinela de la enfermedad.
  • Tome la temperatura de sus empleados diariamente y si alguno de ellos presenta fiebre u otros síntomas de COVID-19, sepárelo del área de trabajo inmediatamente sin esperar por una certificación médica para ello.
  • Mantenga estaciones de higiene, ya sea con agua y jabón o desinfectante de manos. Si el empleado lleva varias veces utilizando el desinfectante de manos, debe lavarse con agua y jabón.
  • Mantenga un espacio razonable no menor de seis pies de distancia entre cada empleado. Los requerimientos para equipo de protección personal van a depender de la distancia y la duración del contacto entre los empleados y/o los clientes.
  • Implemente un plan educativo en su compañía sobre higiene de manos, etiqueta de toser y medidas de distanciamiento físico en el empleo, y entrene al personal regularmente.
  • Si su oficina atiende público en general, desarrolle un plan concreto para que la gente permanezca el menor tiempo posible en sus instalaciones. Atienda por citas y sea puntual.

Cada patrono tiene requerimientos que pueden ser distintos dependiendo de su necesidad particular. No obstante, estos consejos que aquí incluyo aplican a la mayoría de los patronos. Para información completa sobre sus necesidades particulares, consulte a un epidemiólogo o a algún especialista en salud y seguridad ocupacional antes de reabrir.

Dra. Mirna L. Arroyo Miranda.

Sobre la autora:

La Dra. Mirna L. Arroyo Miranda es epidemióloga y jurista, profesora adjunta de Política de Salud Pública de Ponce Health Sciences University.

 

Publicado: 5 de mayo de 2020