Widgets Magazine
Home / Comunidad / Buscan alternativas para ubicar a deambulantes que se contagien con COVID-19 en Ponce
La población fluctúa entre deambulantes y personas sin hogar. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

Buscan alternativas para ubicar a deambulantes que se contagien con COVID-19 en Ponce

Sara R. Marrero Cabán
Voces del Sur

En medio de la emergencia sanitaria por el COVID-19, la población de personas sin hogar en Puerto Rico es uno de los sectores más vulnerables.

Juan de Dios Videau Soler, director del Centro de Deambulantes Cristo Pobre y la Vivienda Permanente de la Caridad de Cristo en Ponce, señaló que, si uno de sus participantes contrae el nuevo tipo de coronavirus, SARS-CoV-2, y no requiere hospitalización, no existen alternativas para hospedarlo.

“Si en la institución un participante da positivo en estos momentos, ni esta institución ni el municipio ni el gobierno de Puerto Rico tiene alternativas para esa población”, expresó en entrevista con Voces del Sur.

Por lo tanto, el director mantiene comunicación diaria con Angie Díaz, directora de programas de soluciones de emergencia para las personas sin hogar, e impulsa la higiene estricta dentro de los centros.

“Tanto el Departamento de la Familia y el Departamento de Vivienda están buscando alternativas para el caso de que hubiera positivo en un participante y un programa de vivienda, ya sea de vivienda transitoria y vivienda permanente o albergue de emergencia para personas sin hogar, en condiciones de aislamiento y solución para el resto de la población. Estamos trabajando en eso”, añadió.

Los protocolos de higiene incluyen desinfección y requerirles a los participantes que se laven las manos repetidamente, el lavado de ropa, bañarse diariamente, cambiar las fundas y sábanas periódicamente, y limpiarse las suelas de los zapatos en una alfombra con cloro al entrar.

“No ha sido fácil. Pero, sin embargo, ellos (los participantes) están respondiendo a esta situación y nos están ayudando a mantener la higiene”, indicó.

Cuando la gobernadora Wanda Vázquez Garced decretó el toque de queda el mes pasado, aseguró que le buscaría refugio a esta población través de entidades sin fines de lucro.

Videau Soler dijo que sus centros han recibido ayuda del Departamento de la Familia y del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano Federal por medio de la organización Coordinadora Moriviví. Además, el Departamento de la Familia ha reembolsado los subsidios que le debía a la organización sin fines de lucro.

Por el momento, solo los empleados esenciales se están reportando a los centros. Los demás laboran desde sus hogares.

“Nosotros aquí, gracias a Dios, hemos encontrado la cooperación de parte de ellos y de muchos empleados que han dejado sus casas y han venido para acá a cooperar con nosotros. Nosotros en estos momentos básicamente (tenemos) las mismas necesidades del país, que son mascarillas quirúrgicas, guantes, materiales de desinfectar”, comentó.

En el albergue de emergencia Centro de Deambulantes Cristo Pobre participan 46 personas. Mientras, la vivienda permanente hospeda a 10 participantes, cinco de los cuales son asalariados por su labor agrícola y avícola.

Publicado: 7 de abril de 2020