Widgets Magazine
Home / Coronavirus / Alerta ante el efecto dominó del COVID-19 en pacientes de cáncer en Puerto Rico
Paciente. (Anna Shvets / Pexels)

Alerta ante el efecto dominó del COVID-19 en pacientes de cáncer en Puerto Rico

Artículo de opinión por:
Dra. Maricelly Santiago Ortiz

El COVID-19 ha sido un evento que ha tocado la puerta de cada uno de los hogares en Puerto Rico.

Al día de hoy, los profesionales de la salud nos encontramos en la búsqueda de un mejor entendimiento del mecanismo del COVID-19 en los pacientes de cáncer. Sin embargo, ya contamos con científicos y especialistas de alrededor del mundo que nos han compartido valiosa información y pasos a seguir con esta población.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en los Estados Unidos han reportado que ciertas poblaciones están en mayor riesgo de verse afectadas por el COVID-19, entre ellas las que exhiben sistemas inmunológicos comprometidos.  Dicho esto, no debemos de olvidarnos de que un paciente de cáncer que se encuentra activamente recibiendo tratamiento para su enfermedad cuenta con un sistema inmunológico frágil y débil a consecuencia de ello.

Un sistema que se encuentre en esta condición reduce la habilidad de un paciente para combatir una infección viral. Es por esto, que, ante la incertidumbre, la herramienta más poderosa para la toma de decisiones acertadas tanto para el paciente de cáncer como para su cuidador, es la orientación y la educación basada en evidencia científica de especialistas.

Aquí algunos consejos para su conocimiento:

¿Quiénes están en más riesgo?

  1. Pacientes que se encuentran recibiendo actualmente tratamientos con agentes inmunosupresores durante los últimos tres meses o quimioterapia activa.
  2. Pacientes con malignidades hematológicas (sangre), tales como la leucemia, los linfomas y los síndromes mielodisplásicos deben de ser cuidados con suma atención.
  3. Pacientes con historial de trasplante de médula ósea en los últimos seis meses.
  4. Pacientes que tienen sus pulmones comprometidos por un diagnóstico de cáncer en estos órganos pueden presentar mayores complicaciones respiratorias.
  5. Pacientes diagnosticadas con cáncer de seno en estadio de metástasis y que se encuentran recibiendo tratamiento activo.
  6. Pacientes que se encuentren participando en ensayos clínicos de nuevos tratamientos para combatir el cáncer.

¿Cuán comprometido está el sistema inmunológico durante o después de la quimioterapia?

Esto dependerá del tipo de cáncer. Por ejemplo, los pacientes que han sido diagnosticados con tipos de cáncer de tumores sólidos pero que ya no están en tratamiento activo, su sistema inmunológico se recupera con mayor facilidad, en comparación con los tipos de cáncer de la sangre que se recuperan con menor facilidad.

¿Cómo saber si mi sistema está inmunocomprometido?

A través de la verificación del conteo de las células sanguíneas, en especial las células blancas del paciente. Estas se vuelven un indicador con potencial para conocer la capacidad del paciente para combatir infecciones virales.

¿Los pacientes que se encuentran recibiendo tratamiento deben cancelar sus visitas?

Esto dependerá de las indicaciones que el paciente reciba por parte de su especialista. Cada especialista tomará acción en este asunto para que los tratamientos no se vean comprometidos ni la mejoría del paciente. Se sugiere que los pacientes no detengan sus tratamientos.

¿Cuál es el rol de los cuidadores ante esta eventualidad y qué se espera de ellos?

Los cuidadores, una vez más, se vuelven entes indispensables para tomar las medidas adecuadas y en la elaboración de un plan de acción junto con el paciente. Se les sugiere a los cuidadores los siguientes consejos para su beneficio y del paciente de cáncer:

  1. Limitar las visitas a sus hogares.
  2. El distanciamiento social es crítico en pacientes que se encuentran actualmente tratando su condición; se debe proteger en todos los aspectos.
  3. El cuidador debe evitar estar en lugares conglomerados para no resultar contagiado y, de esta manera, evitar contagiar al paciente. Evitar el uso de vías de transporte público y los viajes al exterior, de ser necesario.
  4. Fomentar y practicar la prevención: desinfectar superficies y establecer prácticas de higiene personal más rigurosas (lavarse las manos de manera regular durante 20 segundos y no tocarse la cara, los ojos ni la nariz).
  5. Fortalecer el sistema inmunológico (buenos hábitos de alimentación y descanso).
  6. Preparar una lista con los nombres de todos los medicamentos controlados y tener acceso a sus “refills”. Es vital que el paciente pueda pedirle al médico en cada visita la receta física, aunque la envíe por un medio electrónico a la farmacia. Así puede adquirir el medicamento en otra farmacia de ser necesario.
  7. Preparar un récord médico propio de toda la información que compete a su condición médica. Por ejemplo: tipo de cáncer, cuándo se diagnosticó, qué tratamientos ha recibido, dosis y qué especialistas lo han atendido. El beneficio de tener este plan en mano es que le facilita a un nuevo médico ante una emergencia poder entender el perfil del paciente y continuar el tratamiento de manera exitosa.

Tomemos la responsabilidad social inherente a cada uno de nosotros ante este evento que ha levantado preocupaciones y hasta incide en un cambio de estado de ánimo en los pacientes de cáncer y los cuidadores. Te exhorto a que compartas este escrito si conoces algún paciente de cáncer, sobreviviente o co-sobreviviente (familiar). Recuerda que un paciente y una familia educada se comprometen a tener una mejor calidad de vida y bienestar ante las emergencias que se presentan.

Dra. Maricelly Santiago Ortiz.

Dra. Maricelly Santiago Ortiz.

Sobre la autora:

La Dra. Maricelly Santiago Ortiz es profesora, investigadora en ciencias biomédicas con especialización en oncología, y directora de proyectos de alcance comunitario en el campo de sobrevivencia en cáncer.

Publicado: 17 de marzo de 2020