Widgets Magazine
Home / Comunidad / Líder de refugio en Guayanilla: “estamos aquí porque tenemos miedo”
Refugiados en el campo del refugio Camp Concepción del Faro en Guayanilla. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

Líder de refugio en Guayanilla: “estamos aquí porque tenemos miedo”

Sara R. Marrero Cabán
Voces del Sur

“Nosotros estamos aquí porque tenemos miedo porque la tierra continúa temblando”.

Estas fueron las palabras de la líder comunitaria Evelyn Luciano, quien dirige el refugio Camp Concepción del Faro en un terreno dentro del sector Verdún en Guayanilla, sobre la incertidumbre que han provocado los constantes movimientos telúricos en cada uno de los refugiados, al punto de que temen conocer el estado de sus hogares.

Evelyn Luciano. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

“Lo que pasa es que (la casa) está ubicada en (el barrio) El Faro y nosotros estamos aquí porque tenemos miedo porque la tierra continúa temblando. Porque si no, ya nos hubiésemos ido porque nosotros tenemos niños, tenemos incapacitados. Pero, lamentable, (ante) la situación de que continúa temblando, nos quedamos aquí”, explicó Luciano en entrevista con Voces del Sur.

Cuando el temblor de magnitud 5.9 impactó la región el Día de Reyes, Luciano y varios vecinos salieron de sus hogares inmediatamente. Desde ese día, pernoctan al aire libre.

Carpas en el campo del refugio Camp Concepción del Faro en Guayanilla. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

“Nosotros llegamos aquí, cuando llegamos éramos 198 personas. Ya mucha gente se ha ido, por temor. Muchos por el área metropolitana, otras personas para los Estados Unidos. Y, en estos momentos, nos quedan aquí 96 personas”, indicó.

Carpa en el campo del refugio Camp Concepción del Faro en Guayanilla. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

Por su parte, Miladys Rodríguez, quien también acampa en el terreno, expresó que acercarse a su hogar le ha provocado altos niveles de ansiedad, ya que se agrietó el baño y parte de la cocina.

Miladys Rodríguez. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

“No podría (entrar a la casa). Yo intenté hacerlo, pero empecé a llorar y a gritar y las piernas me temblaban y caí en depresión. Yo no me atrevo a entrar ahí, porque la parte de cemento de la casa se separó. Nosotros arrancamos para acá rápido. Esto no ha sido fácil. Yo he caído en depresión un montón de veces, yo sufro de la presión (y) tuve mis medicamentos después de dos días. De verdad, que no ha sido fácil bregar aquí. Sí nos ha ayudado un montón de gente, vino mucha gente para ayudarnos y todo eso, pero al ver mi casita, que esa parte no se puede porque yo no tengo menores ahí. Yo no puedo meterlos ahí. No me atrevo”, dijo.

Con equidad y constante labor para incrementar los suministros, el liderazgo de Luciano ha contagiado a sus vecinos.

Letrero. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

“Todo el mundo me ha aceptado, porque soy una persona que yo divido las ayudas tal para cual y los busco, los llamo, les grito y no tengo nada dividido para nadie. Por eso me aceptan. Y estoy todo el día tomando llamadas de diferentes misioneros, de diferentes iglesias y estoy haciendo llamadas para continuar trayendo ayudas, porque como yo le digo a todos, tal vez esto va a seguir un mes, tal vez seis meses, tal vez un año, pero ¿si tenemos que estar dos o tres años aquí? Tenemos que estar preparados”, expresó.

Dueños de Joel Auto Tint y Car Wash en Añasco que llevaron suministros al Camp Concepción del Faro. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

Publicado: 18 de enero de 2020