Widgets Magazine
Home / Noticias / Comediante salinense lleva suministros y alegría a damnificados por temblores
Magda llevó agua el pasado viernes al Estadio Francisco "Paquito" Montaner en Ponce. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

Comediante salinense lleva suministros y alegría a damnificados por temblores

Sara R. Marrero Cabán
Voces del Sur

Ante la necesidad apremiante de los residentes sureños tras los múltiples terremotos que han estremecido la región, el actor y comediante Freddo Vega se ha encargado de suplir, no solamente suministros de primera necesidad, sino alegría.

Por ende, a través de su personaje Magda, ha repartido juguetes, dulces, golosinas, jugos, agua y sonrisas a las personas más necesitadas.

“Esto es una iniciativa que yo tengo que se llama Alegría pa’ mi barrio. Estos son los juguetes que yo tengo que tenía pensado almacenar para el próximo año, pero, obviamente, se dio la oportunidad de poder traerlos”, explicó Vega a Voces del Sur mientras repartía agua en el estacionamiento del Estadio Francisco “Paquito” Montaner en Ponce el pasado viernes.

“Me di a la tarea también de comprar dos paletas de agua porque sé que es una de las cosas que más están necesitando ahora. Y yo creo que lo más importante que estoy haciendo es trayendo alegría, porque este es un personaje de comedia que me dedico a eso, a llevar alegría a las personas”, sostuvo.

El actor prefirió elegir comunidades que no hubiesen recibido ayuda todavía.

“Estamos visitando los lugares donde no han ido tanta gente. Acabamos de venir ahora de un centro comunal por las letras de Ponce. Allí fuimos porque nos enteramos que no había ido nadie. En efecto, fuimos las primeras personas que llegamos allí a ayudar, porque ni el municipio se había asomado por ahí y eso estamos haciendo: buscando lugares donde no hay tanta ayuda para por lo menos llevar una cajita de agua por familia y juguetes para que los nenes se entretengan”, explicó.

Sobre todo, Vega aseguró que lo mejor de este proceso es ver la alegría pintada en los rostros de las familias.

“Lo más importante es que cuando me voy y miro por el retrovisor o por el cristal, está la gente feliz, está la gente comiendo lo que les dejé. Había una señora que tenía solo tres botellas de agua y es una familia de cuatro personas que, quizás, tenían que rendir eso mucho más tiempo y que con esta ayuda quizás tengan más ayuda y no tengan que ir a un refugio a buscarlo”, opinó.

Publicado: 12 de enero de 2020