Widgets Magazine
Home / Estilos de Vida / Mosaico de emociones en Navidad
Familia reunida en Navidad. (freestocks.org | Pexels)

Mosaico de emociones en Navidad

Artículo de opinión por:
Dra. Maricelly Santiago Ortiz

Ya nos encontramos sintiendo a flor de piel la temporada del receso familiar y de ahí surge el propósito de compartir este tema inclusivo para nuestros pacientes, sobrevivientes de cáncer y cuidadores.

Es una temporada que en ocasiones suele ser de muchas emociones encontradas ya que recordamos todo lo vivido en un año, las cosas buenas y no tan buenas. Las que llamamos las “no tan buenas”, son las que sabemos que los pacientes de cáncer le llaman “pruebas de vida”.

Sin embargo, hoy exhortamos a todos los pacientes, sobrevivientes y cuidadores que mediten y consideren los consejos que se discuten en esta columna para que los puedan incorporar a su estilo de vida y comenzar el 2020 con más fuerza.

Un consejo para esta temporada es no comprometer la calidad de vida en las esferas que integran al paciente como ser humano (espiritual, social y fisica) y cómo se siente ese paciente ante el evento que le ha tocado enfrentar de un duro diagnóstico.

Algunos consejos:

  1. Lo que más puede empeorar a un paciente de cáncer es no sentirse querido. Ellos desean sentirse especiales y no como una carga en la familia.
  2. No minimizar la enfermedad. Hay que actuar y entender lo que está ocurriendo en el entorno familiar. En ocasiones, la familia o el paciente bloquea su diagnóstico por miedo o inseguridad. Sin embargo, debemos de llevar a cabo la siguiente práctica: las fiestas o el receso se ajustarán al paciente y no el paciente a las navidades. De poder hacerlo, el paciente no se sentirá incómodo ni como una carga para el resto de los miembros de la familia.
  3. La enfermedad no debe ser el centro de las épocas festivas. No se sugiere que el paciente se aferre a su enfermedad. Por el contrario, se recomienda que el paciente pueda entender las limitaciones y cómo se trabajarán con ellas con apoyo de la familia y amigos. La enfermedad  no es lo más importante, sino que la familia la entienda y pueda diseñar un plan de contingencia y logística para movilizar a los más allegados al paciente.
  4. No sentir culpabilidad del diagnóstico. En ocasiones, los pacientes suelen comparar su vida antes y después del cáncer, lo que no está mal porque de esta manera entienden su nueva realidad y los ajustes que han debido hacer por su enfermedad. Sin embargo, es importante que no se enfoquen en las limitaciones que esto le ha traído. Es vital entender que esto es pasajero y que deben ser indulgentes con ellos mismos.
  5. Fomentar la comunicación efectiva y en confianza con el médico especialista. Esto ayudará a flexibilizar los días de tratamiento ya que los efectos secundarios pueden afectar el tiempo en familia. Se podrán hacer esos pequeños ajustes de ser posible; esto va a depender del tipo de cáncer, el tratamiento y el progreso del paciente. Con esta opción, no estamos deteniendo el tratamiento, solo se está ajustando a los días de las festividades.
  6. El aspecto espiritual debe nutrirse en esta época a través del autocuidado consciente. En esta práctica damos las gracias por las mañanas, por las bendiciones de lo que tenemos presente en nuestras vidas y por las que no tenemos. En esta práctica podemos incorporar varias tareas y actividades que los hagan sentir distraídos, tales como escribir un diario, realizar visitas cortas o interaccionar con otras personas. Así sea una práctica sencilla, es importante que dé el primer paso.
  7. Compartir su experiencia con otros que la necesiten. De lo que se trata es que primero el paciente se llene de cariño y comprensión y después, cuando lo sienta de forma natural, comparta lo que lleva dentro de su corazón. Cuando nos cuidamos a nosotros mismos y cuidamos nuestro bienestar estamos también cuidando el bienestar de los demás. En ocasiones, se observa el hermoso ejemplo en donde el paciente se vuelve mentor y guía para otros que estan siendo recién diagnosticados y se incorporan a grupos de apoyo.

Espero que estos útiles consejos puedan ser incorporados en su familia para transitar un mejor proceso en un diagnóstico de cáncer. Considere empezar a ser el protagonista y el artista de su vida y llenar el lienzo de los colores que ansía su alma, desde usted, respetándose y escuchándose con cariño y sin juzgarse.

Nadie mejor que usted conoce su historia y su sentir respecto a las situaciones que le han tocado vivir. El tener un diagnóstico de cáncer significa que hay que trabajar el mismo, educarse en su condición, pero enfrentarla con firmeza y sin miedo. ¡Felices pascuas!

Dra. Maricelly Santiago Ortiz.

Dra. Maricelly Santiago Ortiz.

Sobre la autora:

La Dra. Maricelly Santiago Ortiz es profesora, investigadora en ciencias biomédicas con especialización en oncología, y directora de proyectos de alcance comunitario en el campo de sobrevivencia en cáncer.

Publicado: 19 de diciembre de 2019