Widgets Magazine
Home / Comunidad / Huerto comunitario Jiba Gua’kia en Ponce: proyecto por Puerto Rico
Granada. (Facebook / Huerto comunitario Jiba Gua’kia)

Huerto comunitario Jiba Gua’kia en Ponce: proyecto por Puerto Rico

Sara R. Marrero Cabán
Voces del Sur

Igual que la mayoría de los puertorriqueños que emigran a Estados Unidos, la ponceña Valerie Rodríguez sintió gran nostalgia por regresar a la isla mientras estudiaba su bachillerato en Nueva York. Sobre todo, su anhelo por volver a suelo boricua se ancló en querer trabajar “por y para Puerto Rico”.

Por eso, Rodríguez y cinco residentes de la urbanización Valle Alto en Ponce crearon el huerto comunitario Jiba Gua’kia.

“Siempre me ha gustado todo lo que tiene que ver con la naturaleza y el ambiente como tal, pero estando allá fue cuando más me dieron ganas de trabajar de verdad la tierra. Siempre que uno regresa (a Puerto Rico), lo aprecia más. La idea era esa: unir a los vecinos, trabajar por y para Puerto Rico y ayudar a sanar a una comunidad”, expresó la líder comunitaria en entrevista con Voces del Sur.

Fueron los libros de Nelson Álvarez Febles, las búsquedas en la red y el apoyo de otros miembros de la comunidad lo que adiestró a este grupo en el desarrollo de este proyecto, que comenzó en mayo de 2016.

“Nosotros estábamos todos empezando. Había uno que estudió biología, uno que estudió finanzas, una empezó a estudiar agricultura, mi hermano es agrónomo, pero él estaba estudiando en el momento y yo, que estudié comunicaciones. Entonces, todos estábamos en ese proceso de aprendizaje”, rememoró.

Valerie Rodríguez es una de las creadoras del huerto. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

El lote, que mide 75 pulgadas por 30 pulgadas, ubica detrás del centro comunal de la urbanización.

“La intención principal de hacer el huerto aquí atrás es que sea el área más accesible posible. Todo el mundo está bienvenido”, explicó.

Al momento, el huerto cuenta con granadas, parchas, guineos manzanos, guineos mafafos, batatas, poleo y limón.

La siembra de los frutos es ecológica. Asimismo, los recipientes utilizados para sembrar las plantas antes de trasplantarlas en el suelo son reciclados de botellas de agua, cartones de huevos, latas de café y bolsas de arroz.

Aquellos que labran la tierra están bienvenidos a disfrutar de sus frutos.

Impacto al ambiente

Para Rodríguez, el mayor beneficio que ha emanado del huerto es el incremento de la biodiversidad en este sector urbano.

“A nivel ambiental, definitivamente (el mayor beneficio) es mayor biodiversidad. Cuando yo me estaba criando aquí, a cada rato yo veía paneles de abeja al lado de mi casa. Con el tiempo, dejé de verlos y era preocupante. Desde que empezamos a tener las plantas aquí, (empezamos) a ver colibrí, mariposas, especialmente las monarcas, aves que usualmente no se veían en esta área o que no se veían hace tiempo (y) las abejitas. Después de que se impactara el medioambiente, eso era lo que se buscaba”, aseguró.

Aquellos que labran la tierra están bienvenidos a disfrutar de sus frutos. (Facebook / Huerto comunitario Jiba Gua’kia)

Además, la iniciativa ha unido a la sociedad, ya que las brigadas de limpieza han creado nuevos lazos interpersonales.

“Sé que cualquier trabajo con el ambiente es una manera de liberar estrés, liberar tensiones, sirve como una terapia, una sanación, ayuda a que la gente ocupe su tiempo”, agregó.

Monte o bosque nuestro

El nombre único del huerto, Jiba Gua’kia, deriva de las palabras taínas monte nuestro o bosque nuestro.

La inspiración del grupo en bautizarlo así nació de las mismas calles de la urbanización.

“(En) Valle Alto, todas las calles tienen nombres (como) calle Colina, calle Altura, calle Cima. Al ponerle monte nuestro o bosque nuestro, (era) para relacionarlo con Valle Alto. Lo cómico es que es un área bien pequeñita”, detalló Rodríguez.

De igual modo, sirve como metáfora por el impacto inmenso que el proyecto tiene en la vida cotidiana de los residentes de la comunidad.

“(El nombre) es como (decir) ‘mira todo lo que hemos logrado aquí en este espacio tan pequeñito. Tan y tan y tan pequeñito. Se ha hecho tanto. Entonces, pues cae perfecto”, aseveró.

El huerto comunitario Jiba Gua’kia ubica en la urbanización Valle Alto en Ponce. (Facebook / Huerto comunitario Jiba Gua’kia)

Después del huracán María

Para el 2016, se sembró berenjena, tomate, pimientos, ajíes, orégano, recao, alcanfor, poleo, yerba bruja, sábila, guineos manzanos, guineos mafafos, papaya, granada, limón, cúrcuma, batata, yuca y parcha.

Sin embargo, con el paso del huracán María en septiembre de 2017, el huerto cambió.

En primer lugar, la siembra tuvo que ser reorganizada ya que algunas plantas sufrieron por las fuertes lluvias y tronadas. También, la organización sin fines de lucro Waves for Water instaló un techo inclinado con una cisterna para aguantar agua de lluvia que también provocó cambiar la organización de la siembra.

Por ende, los voluntarios dejaron las plantas grandes pero removieron las pequeñas, las cuales transportaron a sus hogares para cuidar de ellas.

Otro acontecimiento que cambió el rumbo del huerto fue que, a mediados de 2018, Rodríguez experimentó condiciones de salud que impidieron continuara labrando la tierra.

Es por esto que hubo un receso en la siembra. A pesar de ello, los voluntarios ofrecen talleres educativos relacionados con temas de siembra ecológica.

“Aunque ha habido receso de huerto en cuanto a siembra, se ofrecían talleres cuando se podía”, explicó

Con la ayuda de los voluntarios, el riego ha prevalecido y ya se reanudaron las brigadas para realizar nuevas siembras.

Ya se reanudaron las brigadas de voluntarios en el huerto. Facebook / Huerto comunitario Jiba Gua’kia)

Cómo ayudar

Los voluntarios del huerto tienen como meta convocar una limpieza completa del área dos veces al mes.

Normalmente, estas brigadas se efectúan los sábados o domingos. Las fechas se informan mediante la red social Facebook.

No es necesario ser residente de la urbanización para participar. Cualquier donación monetaria se utilizará para comprar materiales necesarios para la siembra.

Publicado: 9 de septiembre de 2019