Widgets Magazine
Home / Noticias / Economía / Ponceño innova con helados y paletas de licor  
La receta de cada paleta tiene como fin transportar a aquellos que la disfruten a la playa. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

Ponceño innova con helados y paletas de licor  

Sara R. Marrero Cabán
Voces del Sur

Refrescarse y degustar licor ha tomado un giro único e innovador en la Plaza del Mercado de Ponce.

Esto, con la llegada del negocio Puli’s Cocktail Popsicles, establecido por Joshua Moreno Quiles, donde vende paletas y helados fusionados con bebidas alcohólicas.

“A mí siempre me ha gustado crear cosas (y) buscar cómo se hace el proceso e intentarlo yo mismo para ver cuál es la diferencia entre algo que uno come por ahí a hacerlo uno mismo, y pues, una chispa llegó… eso es lo que falta aquí en Puerto Rico. Como nosotros somos locos con el alcohol, pues buscar una manera distinta, que sea atractiva, que sea mucho más que un heladito y una paleta, (y) que sea una experiencia distinta”, expresó el empresario en entrevista con Voces del Sur.

Aunque el local tiene menos de dos semanas abierto, el concepto nació hace dos años.

Describió que “le llegó una chispa” para crear este producto al sentir el deseo de saborear helado de vino. Al no conocer de un lugar en la isla donde se vendieran helados ni paletas de licor, optó por confeccionarlos por su propia cuenta.

Moreno Quiles inició con la elaboración de paletas. Después de múltiples intentos, “al fin congeló el alcohol” y Moreno Quiles, quien es estudiante de la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, creó un modelo 3D de la paleta para así darle forma.

“Para hacer la paleta, yo dije ‘tengo que ponerle un nombre a esto’. Y yo, pensando en algo que fuera corto y sencillo, yo dije ‘voy a hacer algo ‘catchy’ que cualquier persona, no importe el lenguaje, lo pronuncie’”, explicó.

Consecuentemente, bautizó su negocio con su apodo de infancia: Puli.

Joshua Moreno Quiles probó su idea durante dos años antes de abrir su local en la Plaza del Mercado de Ponce. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

La cultura en una paleta

Los sabores de las paletas y los helados están creados con el fin de mantener vivo “el patrimonio cultural”. Es por eso que los sabores son de bebidas alcohólicas que tradicionalmente se disfrutan en el trópico, como piña colada con Don Q, Don Q con arándano, margarita de mangó, mojito HPNOTIQ, entre otros.

Moreno Quiles aseguró que la receta de cada paleta tiene como fin transportar a aquellos que lo disfruten a la playa. “No importas de dónde tú seas, tú piensas que estás en la playa”, afirmó.

Por el contrario, decidió crear los helados de sabores tradicionalmente boricuas para “traer un producto que, cuando yo lo venda, que todo el mundo sienta que es una temporada del año, por ejemplo, Navidad”.

Por ende, el helado de coquito, que fue el primero que creó, está disponible todo el año.

“Yo lo hice para el turista que nos visita que cuando lleguen a Puerto Rico puedan probar un poco de nuestra cultura cuando sea. No importa (la estación)”, manifestó.

Además de este sabor, también vende helado de vino y del cocktail conocido como “orgasmo”, que consiste en Amaretto, Bailey’s, sirope de chocolate y Kahlúa.

El empresario recalcó que eligió establecer su negocio en el casco urbano de Ponce para “poner mi granito de arena en revivir este espacio” y “mover este pedazo del casco urbano”.

Licores usados para confeccionar los helados y paletas. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

Sobre la creación de marca, Moreno Quiles recalcó que todo está relacionado con la palabra “pop”, derivada de la palabra anglosajona “popsicle” que traduce a paleta. Esto se refleja en la música del local y el arte gráfico, que él mismo diseñó.

Lo distintivo del logo es que la paleta está mordida para “insinuar que este producto no se chupa”.

“Este producto se muerde porque si tu chupas el producto, primero te da el licor y después te da el jugo. Tú lo muerdes para que exista la armonía en el producto”, aseveró.

Reto universitario

Después de que Moreno Quiles experimentó la receta correcta para comenzar su negocio, abandonó la idea por un par de meses. Luego, en una clase de empresarismo, le sugirió la idea a su profesor.

Incrédulo, el profesor efectuó una “pequeña encuesta” en el salón, solicitándole a los estudiantes alzar la mano para probar que la idea era de poca acogida.

“Cuando se acaba (la clase), voy a donde él y le digo ‘profesor, para mí esto es serio. ¿Cómo yo puedo convencerte a ti que lo que estoy diciendo es real y es factible?’. Me dice, ‘hazme una encuesta’”, rememoró.

Inmediatamente al regresar a su hogar, Moreno Quiles creó una encuesta y la divulgó mediante las redes sociales. En la misma, comprobó que “solamente dos personas dijeron que no probarían el producto porque esas personas no bebían (alcohol)”.

Sin embargo, al mostrarle las respuestas de la encuesta al profesor, contó que “con todo y eso, no me creyó”.

Paleta de Puli’s Cocktail Popsicle. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

La duda del instructor no fue obstáculo para que Moreno Quiles introdujera el producto al mercado. Por ende, visitó varias playas alrededor de la isla para vender su confección.

“Yo dije, ‘yo voy a llevar este producto y yo quiero probarlo. Quiero ver cómo se mueve esto en un ambiente real, porque todo es suponiendo’”, planteó.

Con un cartel que leía “Paletas de trago”, viajó a la Playa Santa de Guánica y por primera vez vendió sus paletas exitosamente, asegurándole a las personas que tenían “que probar esto” para así “probar el verano”.

Paulatinamente, continuó sus ventas en las costas, tanto en Cabo Rojo, Mayagüez, Ponce, y San Juan hasta que estableció su negocio.

Publicado: 6 de junio de 2019