Widgets Magazine
Home / Turismo / Otras / Productiva la visita de profesionales de turismo a finca comunitaria de Yauco
Cerca de 200 profesionales de turismo de los Estados Unidos y Canadá hicieron labor comunitaria en el Centro de Microempresas y Tecnologías Agrícolas Sustentables en Yauco. (Facebook / Puerto Rico Tourism Company)
Cerca de 200 profesionales de turismo de los Estados Unidos y Canadá hicieron labor comunitaria en el Centro de Microempresas y Tecnologías Agrícolas Sustentables en Yauco. (Facebook / Puerto Rico Tourism Company)

Productiva la visita de profesionales de turismo a finca comunitaria de Yauco

Sara R. Marrero Cabán
Voces del Sur

A cerca de 200 profesionales de turismo de los Estados Unidos y Canadá les resultó atractivo el impacto comunitario del Centro de Microempresas y Tecnologías Agrícolas Sustentables (CMTAS) en Yauco, razón que los llevó a visitarlo el pasado jueves, 9 de mayo durante un evento de la organización Tourism Cares.

Su visita consistió en sembrar alrededor de 200 árboles, construir un muro de gomas recicladas para evitar la erosión del terreno, reconstruir un techo, pintar una estructura para albergar ganado y dar a conocer el centro.

“Ellos nos dedicaron un día de trabajo a la organización, que tenemos nuestro centro, y tenemos a su vez una finca agroturística comunitaria que estamos desarrollando. Pasamos un día extraordinario, tanto por la aportación que hicieron como el intercambio con personas diferentes de esos dos países, que aprendimos mucho de ellos, de su personalidad y de sus intenciones”, rememoró Pablo Guzmán López, director del proyecto, en entrevista con Voces del Sur.

Uno de los proyectos que causó mayor interés fue la innovación de un biodigestor anaeróbico, el proyecto más reciente del centro.

“Tourism Cares nos vino a visitar… (y) estaban interesados en el proyecto y conocer más y ver cómo pueden traer turismo a Puerto Rico al ver esa innovación aquí”, agregó Wanda Santiago, directora del centro.

El biodigestor utilizará el excremento de ganado para crear fertilizantes para pequeños agricultores y proveerle energía renovable a comunidades socioeconómicamente desventajadas.

“No es una tecnología avanzada. Desde el siglo XVIII, los chinos y los (hindús) han estado utilizando esta tecnología de biodigestión anaeróbica para obtener diferentes utilidades y brindarle esas utilidades a comunidades pobres que puedan ser beneficiadas por ellas”, aclaró Guzmán López.

La generación de energía renovable se crea al digerir el excremento en ausencia de oxígeno. Así, se obtiene el gas metano, que es el mismo componente del gas natural.

“Nosotros vamos a obtener metano en nuestro proyecto de biodigestión y esas energías las vamos a sustituir de manera tal que… vamos a tener entonces suficiente gas para inyectarlo a generadores eléctricos en vez de usar combustibles fósiles, como el petróleo o el carbón o el gas natural, pues nosotros vamos a utilizar el biogás en estas comunidades. Y, de esa manera, las comunidades pobres donde estamos trabajando pueden tener un recurso energético que no le cueste nada. Todo lo que sea biomasa, que en un momento estuvo vivo o está vivo, pues se digiere ahí, crea gas y ese gas entonces es la energía que le suplimos al generador”, afirmó.

Para beneficio de los agricultores, se obtendrá un fertilizante orgánico como producto del biodigestor anaeróbico, rico en nutrientes como nitrógeno, fósforo y potasio.

“Podemos hacerle llegar de forma prácticamente gratuita, sino a un precio marginal, fertilizantes para aplicar en los cultivos a los agricultores del área”, aseguró.

El trabajo voluntario consistió en sembrar alrededor de 200 árboles, construir un muro de gomas recicladas, reconstruir un techo y pintar una estructura para ganado. (Facebook / Puerto Rico Tourism Company)

El trabajo voluntario consistió en sembrar alrededor de 200 árboles, construir un muro de gomas recicladas, reconstruir un techo y pintar una estructura para ganado. (Facebook / Puerto Rico Tourism Company)

Un oasis comunitario

El CMTAS es sustentado desde la base comunitaria y está desarrollando una experiencia turística en sus instalaciones. También organiza programas educacionales y de entretenimiento para comunidades de escasos recursos.

El centro está ubicado en una antigua escuela abandonada. Hoy día, cuenta con un sistema de placas solares, pozo de agua y una cocina comunitaria. Todo lo que produce el centro es para beneficio de la comunidad.

Al momento, el CMTAS emplea a 10 personas a tiempo parcial. Con el incremento de visitas y la aportación comunitaria, Santiago vislumbra emplear más personas en el futuro cercano.

A finales de julio, el proyecto estará completado. El precio de los recorridos aún está por determinarse.

Finalistas en Big Ideas Challenge

Por otra parte, el proyecto del biodigestor anaeróbico forma parte de la competencia Big Challenge Ideas.

Además de CMTAS, están como finalistas la organización Caras con causa y el recinto de Barranquitas de la Universidad Interamericana de Puerto Rico.

Cada organización ya recibió una donación de $150,000. Los ganadores serán anunciados el 30 de junio. Aquella organización premiada en primer lugar recibirá $450,000. Los de segundo y tercer lugar recibirán $300,000 y $200,000, respectivamente.

Big Ideas Challenges es producto de la Fundación Banco Popular y es un llamado a las organizaciones sin fines de lucro para crear proyectos de innovación que provoquen el cambio social.

Publicado: 17 de mayo de 2019