Widgets Magazine
Home / Comunidad / Autogestión agrícola de personas sin hogar en el campo de Ponce
Luis Rodríguez Quiñones, coordinador y supervisor de la Vivienda, junto a Juan de Dios Videau Soler, director del Centro de Deambulantes Cristo Pobre. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)
Luis Rodríguez Quiñones, coordinador y supervisor de la Vivienda, junto a Juan de Dios Videau Soler, director del Centro de Deambulantes Cristo Pobre. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

Autogestión agrícola de personas sin hogar en el campo de Ponce

Sara R. Marrero Cabán
Voces del Sur

Aguacate, recao, mangó y papaya son solo algunos de los frutos que están produciendo los habitantes de la Vivienda Permanente de la Caridad de Cristo en el sector Vista Alegre del barrio Real Anón en Ponce.

Este proyecto nació del esfuerzo de Juan de Dios Videau Soler, director del Centro de Deambulantes Cristo Pobre, y se enfoca en proveerle estadía a personas sin hogar simultáneamente fortaleciendo la autogestión agrícola.

En la vivienda, que cuenta con 10 habitaciones, cuatro baños y dos cocinas, habitan 10 inquilinos. Tres de estos son empleados asalariados que trabajan el cultivo en la vivienda.

Vivienda Permanente de la Caridad de Cristo en el sector Vista Alegre del barrio Real Anón en Ponce.

Vivienda Permanente de la Caridad de Cristo en el sector Vista Alegre del barrio Real Anón en Ponce. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

En un lapso de seis meses, han logrado sembrar 172 plantas de plátano y 50 árboles de papaya, criar cerca de 50 gallinas ponedoras y más.

“Estamos generando un ingreso que entiendo que aporta al desarrollo económico del área. Ahora mismo, empleados mismos nos están comprando los huevos del país, gente de Santa Isabel nos han estado comprando, algunas cafeterías y diferentes negocios que nos han estado patrocinando con la compra de huevo del país. Estamos ahora estableciendo acuerdos con restaurantes, ‘food trucks’ y vianderos del área para poder venderles nuestros productos”, expresó Luis Rodríguez Quiñones, coordinador y supervisor de la vivienda, en entrevista con Voces del Sur.

El proyecto de autogestión agrícola incluye la crianza de gallinas ponedoras.

El proyecto de autogestión agrícola incluye la crianza de gallinas ponedoras. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

Rodríguez Quiñones aseguró que, al momento, el salario de estos empleados se deriva de una propuesta que recibieron del Departamento federal de Vivienda (HUD, en inglés) y que la venta de los productos es “capaz de auto sustentar la compra de semillas, la compra de comida de pollo”.

En un futuro cercano, planifica incrementar las ventas para emplear a más personas.

Rodríguez Quiñones mencionó que la mejor manera de apoyar esta labor de autogestión es “patrocinándonos y apoyar a la comunidad, a los muchachos que viven aquí”.

Inicios de la vivienda

Comenzando sus operaciones en octubre de 2016, la Vivienda Permanente de la Caridad de Cristo es el resultado de una lucha constante en contra de la adversidad.

“Primero que nada él (Juan de Dios Videau) estuvo haciendo un estudio de mercado en diferentes puntos y áreas de Ponce, incluyendo el área de Coto Laurel. Ahí fue que identificaron este lugar. Comenzó el proceso de seguir las instrucciones de una propuesta a través del municipio de San Juan, ya que San Juan abrió una convocatoria para proyectos de vivienda. Ahí nosotros hicimos nuestra propuesta y básicamente, después de unos meses, fue favorecida”, rememoró Rodríguez Quiñones.

Por medio de las cosechas, la iniciativa ha generado ingresos que son reinvertidos en la compra de semillas, alimentos y otros artículos.

Por medio de las cosechas, la iniciativa ha generado ingresos que son reinvertidos en la compra de semillas, alimentos y otros artículos. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

Los fondos aprobados sumaron $1,400,000 con el fin de hacer esta vivienda y un edificio adicional con apartamentos individuales para un total de 18 personas. Sin embargo, residentes cerca del área se opusieron a la obra.

“Los temores de los colindantes de más afuerita era que iban a aumentar las incidencias criminales aquí por la situación de que eran personas sin hogar,”, explicó.

Una semanas después de la aprobación, los vecinos cercanos consiguieron que se citara una vista pública en la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPe) de Ponce para tratar el tema. A pesar de que la propuesta del centro triunfó, los vecinos consiguieron otra vista pública para que se reconsiderara la decisión, esta vez en San Juan.

De igual manera, la propuesta del centro fue favorecida. Sin embargo, ello no fue obstáculo para que los colindantes continuaran con sus esfuerzos para paralizar permanentemente el proyecto y procedieron a llevar el caso ante el Tribunal de Primera Instancia de San Juan y luego al Tribunal Supremo de Puerto Rico.

“A todo esto, teníamos los fondos aprobados, teníamos la casa adquirida y no podíamos operar porque estábamos en ese litigio de estos colindantes. El proyecto permaneció paralizado (y) nos estábamos viendo en riesgo de perder esos fondos y ellos sabían y tenían conocimiento de que si los fondos federales (se atrasan) y llega un determinando tiempo, obviamente puedes perder los fondos. Ellos sabían eso y, conociendo eso, estaban haciendo esa dilatación (para) que nosotros (llegáramos) a esa conclusión de perder los fondos”, explicó el coordinador de la vivienda.

En un lapso de seis meses, han logrado sembrar 172 plantas de plátano y 50 árboles de papaya y más.

En un lapso de seis meses, han logrado sembrar 172 plantas de plátano y 50 árboles de papaya y más. (Voces del Sur / Sara R. Marrero Cabán)

Al no ser aprobada nuevamente, el Departamento de Vivienda (HUD) demandó a OGPe porque “estaba permitiendo esa situación de que nos discriminaran porque las personas que íbamos a atender eran personas sin hogar”.

Actualmente, Rodríguez Quiñones no ha recibido notificación del seguimiento de la demanda y clama que el caso todavía “está pendiente”.

“Cuando todo se resolvió en el Tribunal Supremo, no les quedó otro remedio de darnos el permiso de uso, pero condicionado. Los edificios que queríamos hacer aparte para los 18 apartamentos no pudimos hacerlo. Entonces eso bajó de 18 a 10 personas solamente”, concluyó.

Publicado: 25 de febrero de 2019