Widgets Magazine
Home / Noticias / Maunabo y Patillas están segundos en conteo de tortugas marinas en Puerto Rico
Tinglares. (Facebook / Atmar Amigos de las tortugas marinas)
Tinglares. (Facebook / Atmar Amigos de las tortugas marinas)

Maunabo y Patillas están segundos en conteo de tortugas marinas en Puerto Rico

Sara R. Marrero Cabán
Voces del Sur

Los pueblos sureños de Maunabo y Patillas tuvieron este año la segunda mayor cantidad de tortugas marinas en la isla de Puerto Rico, según el censo del Programa de Especies Protegidas del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), completado el pasado 30 de noviembre.

Los datos muestran que Patillas es el segundo pueblo con la mayor cantidad de carey, sumando un total de 201 tortugas de esta especie. La isla de Mona está en primer lugar con 1,065 individuos.

Como consecuencia del huracán María, una pequeña porción de la población de tortugas carey disminuyó en Maunabo. No obstante, incrementó en Patillas.

“En algunos lugares hubo una pequeña disminución de carey como, por ejemplo, en Yabucoa y Maunabo. Sin embargo, (hubo) un aumento de carey en Patillas con relación al año pasado, posiblemente debido a que las playas en Maunabo y Yabucoa fueron más afectadas en términos de la erosión provocada por las olas ciclónicas del huracán y las de Patillas fueron menos afectadas”, explicó Luis Antonio Crespo Ramos, fundador de la organización Amigos de las tortugas marinas (ATMAR), en entrevista con Voces del Sur.

Crespo Ramos expresó que en Mona la cantidad de tortugas marinas es significativamente mayor porque “la isla de Mona completa es una reserva natural” y los proyectos de conservación del DRNA comenzaron en la década de 1980.

Por el contrario, manifestó que la cifra del carey en Patillas, aunque aumentada este año, no es tan alta por la deforestación, la proximidad de hogares a los nidos y la cercanía del mar a la carretera, que en algunos lugares se reduce a varios metros. Por estas razones, las tortugas marinas tienden en anidar en los patios de los residentes.

“Son playas que en muchas partes tienen mucho cascajo, no arena puramente, sino grava, pues las tortugas carey se las arreglan para anidar allí (en patios residenciales)”, detalló.

Para evitar que las tortugas carey fueran atropelladas por los vehículos que transitan las carreteras, la organización construyó vallas en el 2012 con una propuesta de parte del Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre. Sin embargo, el huracán María las destrozó. Por esta razón, la National Fish and Wildlife Foundation sufragó los fondos para reconstruirlas y Crespo Ramos espera que en marzo del año entrante se complete la reconstrucción.

Tinglares en Maunabo

Por otra parte, los datos del censo muestran que Maunabo es el segundo pueblo en Puerto Rico con la mayor cantidad de tortuga tinglar, sumando 272. Dorado es el pueblo con la mayor población con un total de 323 tortugas de esta especie.

Crespo Ramos reiteró que, a pesar de solo contar 53 nidos cuando comenzó el proyecto en el 2001, la cantidad de tortugas tinglares ha incrementado significativamente por las obras comunitarias de conservación.

“La playa California en Maunabo es una de las muchas playas en todo el Caribe que está manteniendo un continuo aumento de la población de tortugas tinglar. Esto es debido a los trabajos de conservación; evitar el saqueo, y la casa ilegal de tortugas”, afirmó.

El fundador de la organización reiteró que la población está en recuperación paulatina y, en 15 años, ha descubierto nuevas tortugas que aun están creciendo.

“Con los trabajos que estamos haciendo de noche, que es midiendo tortugas, nos encontramos que son tortugas de un tamaño todavía pequeñas, es decir, que están creciendo (pequeñas estamos hablando de cuatro pies con cinco pulgadas). La tortuga (tinglar) puede crecer hasta ocho pies, así que, todavía están creciendo”, acertó.

Cómo ayudar a conservarlas

Desafortunadamente, la tortuga carey está en peligro crítico de extinción. El tinglar está vulnerable o en peligro de extinción, dependiendo en el lugar donde se encuentre.

Crespo Ramos aseguró que existen múltiples maneras de contribuir en la conservación de la especie, que no necesariamente incluye trabajar directamente con los nidos de las tortugas. Estas son: evitar alumbrar la playa y utilizar luminarias que no afecten las tortugas marinas (ya que las luces las desorientan), no construir cerca de las playas de arena, no organizar actividades de noche en las playas, reducir el uso de plástico (ya que es la principal razón de muerte de tortugas en todo el planeta) y desechar adecuadamente los desperdicios para que no se cree un vertedero.

La organización ATMAR reclutará a estudiantes de internado en mayo del año entrante. Para información, puede acceder a su página oficial.

Publicado: 11 de diciembre de 2018