Widgets Magazine
Home / Comunidad / Comunidades del Sur dan la mano en la preservación de recursos
Carmen Guerrero, secretaria de Recursos Naturales y Ambientales
La secretaria de Recursos Naturales y Ambientales, Carmen Guerrero, participa de un recorrido en Bahía de Jobos. (Voces del Sur)

Comunidades del Sur dan la mano en la preservación de recursos

El Sur de Puerto Rico alberga algunas de las reservas naturales más importantes del mundo, como el Bosque Seco de Guánica, la Bahía de Jobos en Salinas y el humedal Punta Tuna en Maunabo.

La defensa de estos espacios no recae solamente en entidades gubernamentales, ya que entro de las filas de los grupos comunitarios de la región hay personas dispuestas a dar la milla extra por protegerlos de todo tipo de amenaza.

Como parte de sus iniciativas de preservación de las reservas naturales de la Isla, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) ha firmado sobre una decena de acuerdos colaborativos con grupos y organizaciones basados en la conservación. Muchos de estos pactos tienen entre 10 y 15 años de duración y les permite a los grupos desarrollar proyectos dentro de los espacios protegidos para beneficio de las comunidades.

“Buscamos con los acuerdos darles continuidad a las iniciativas de preservación por varios años. Aquí lo que es clave es que la comunidad se capacite y al hacerlo se adueñen de estos procesos, por lo que no importa quién sea el secretario o secretaria de la agencia ellos van a exigir participar de este proceso”, explicó a Voces del Sur la secretaria del DRNA, Carmen Guerrero Pérez.

Una de estas alianzas fue establecida recientemente con el colectivo Iniciativa de Ecodesarrollo de Bahía de Jobos (IDEBAJO), que viabiliza el desarrollo de microempresas enfocadas en el turismo dentro de Reserva Nacional de Investigación Estuarina de Bahía de Jobos, localizada entre los municipios de Guayama y Salinas.

“Este tipo de iniciativa es importante ya que impulsa el que el público comience a reconocer la importancia de los recursos, pero a su vez también resalta los elementos culturales, históricos y gastronómicos para poder dar a conocer a Salinas al resto del mundo”, destacó la secretaria, quien pronto dejará su cargo para ocupar la dirección de la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA) a nivel local.

Guerrero Pérez destacó que en la reserva de Bahía de Jobos se encuentra una de las poblaciones de manatíes más grande en toda la Isla, ya que en la costa salinense estos mamíferos acuáticos pueden alimentarse con facilidad gracias a las praderas de yerbas marinas que allí nacen. Además, la bahía es una fuente de agua dulce proveniente de los Acuíferos del Sur.

Para apoyar este tipo de alianza, el DRNA también firmó acuerdos con otras entidades gubernamentales como la Compañía de Turismo, la Oficina de Comunidades Especiales, el Banco de Desarrollo Económico y la Oficina de Comercio y Exportación para facilitar la obtención de recursos para el desarrollo de iniciativas.

Sobre la viabilidad de estas microempresas, la secretaria destacó que modelos similares han tenido gran éxito en países como Brasil, Costa Rica y algunos lugares en Asia donde se fomenta el turismo comunitario.

“Se trata de tener una experiencia directa con la comunidad, para entender la cultura, la gastronomía y todo lo que hace único ese entorno. Son experiencias verdaderamente diferentes a lo que típicamente tienes empaquetado en ofertas de hoteles”, añadió.

En el caso de la iniciativa de IDEBAJO, uno de los proyectos se enfocará en ofrecer servicios de intérpretes de veredas, mientras que otra propuesta busca crear una empresa de guías turísticos en el sector Aguirre para brindarle al visitante un trasfondo histórico de las estructuras que la desaparecida industria azucarera dejó en la zona.

«Ahora mismo también tenemos acuerdos similares en el Bosque Seco de Guánica con el colectivo Protectores de Cuencas y otro con grupos comunitarios del sector Punta Tuna en Maunabo”, señaló.