Widgets Magazine
Home / Deportes / Emocionante debut local de las Bucaneras de Arroyo
El dirigente de las Bucaneras imparte instrucciones a una de sus jugadoras.
Jami Aguayo y el dirigente Felipe Fernández conversan previo al partido. (Voces del Sur)

Emocionante debut local de las Bucaneras de Arroyo

Horas antes del primer lanzamiento de la temporada de Sóftbol Superior Femenino el pasado sábado en el Parque Rubén Gómez de Arroyo, parte de las integrantes del equipo local, las Bucaneras, se preparaban en el terreno de juego bajo el candente sol, llenas de optimismo por el debut ante su gente.

Ya en su tercer año en la liga, son grandes las expectativas que se tienen de la novena sureña, que en poco tiempo ha logrado clasificar a la postemporada y este año aspira a disputar el título nacional en la serie final. Claro, que ese es el anhelo de los otros 10 equipos en el torneo incluyendo a las debutantes Chicas de Guayanilla, escuadra a la que Arroyo se mediría en dos ocasiones en esa jornada.

“Nuestro equipo presenta un elenco renovado ya que solo repetimos dos jugadores de la alineación del pasado torneo. Contamos con mucho talento joven que tienen muchas ganas de demostrar su talento y de ganar. Además se han integrado tres jugadoras de los Estados Unidos, de ascendencia puertorriqueña, que nos deben dar aún más fortaleza”, expresó la capitana de la Bucaneras, Ashley Gómez, quien se mostró confiada en que su equipo dará mucho de qué hablar este año en la liga.

Transcurría el tiempo y la softbolistas continuaban llegando junto a familiares y amigos. Tampoco podían faltar sus enormes bultos donde llevaban guantes, pelotas, bates y el resto de su equipo deportivo. No tardaron en aparecer sus contrincantes, también llenas de entusiasmo y energía.  El sol continuaba irradiando con fuerza a todos en el campo de juego.

“Hoy voy a tener mi primera experiencia jugando a nivel superior y espero dar el 100% allá afuera”, manifestó la lanzadora Alanis Nicole Díaz Delgado, quien con tan solo 17 años ya enfrenta a las mejores exponentes del sóftbol a nivel local.

En medio de los ejercicios de calentamiento, la juvenil derecha conversaba con sus incondicionales fanáticos -sus padres y hermana menor-, que junto a ella viajaron desde su natal Trujillo Alto para disfrutar de una tarde deportiva.

“Para mí el deporte es esencial en el desarrollo de los jóvenes, por eso yo he apoyado a mis hijas en todas sus aspiraciones ya que esto las ha ayudado a tener una mayor disciplina y destacarse en la escuela”, relató la madre de Alanis Nicole, Jessica Delgado, quien con orgullo mencionó que su hija fue reconocida como una de las atletas destacadas del distrito de Guaynabo. Esto, porque “participó en todo”, incluyendo lanzamiento de disco, baloncesto y voleibol.

A medida que se acercaba la inauguración el público comenzó a acomodarse en las gradas. Algunos trajeron sus propias sillas para evitar el cansancio provocado por la rigidez del cemento, otros disfrutaban de los refrigerios y picadera que habían comprado en la cantina.

Ya a las 3:00 p.m. comenzó el protocolo con mensajes de parte de la gerencia del equipo, una invocación y  palabras de aliento por parte de la veterana lanzadora y exintegrante de la Selección Nacional de Sóftbol Femenino de Puerto Rico, la peñolana Ivelisse Echevarría, quien llegó justo cuando iniciaba la ceremonia.

Similar a su primera jornada deportiva en el día inaugural del torneo cuando enfrentaron a las Brujas de Guayama, las Bucaneras comenzaron el primer partido con un juego errático en las primeras dos entradas. La combinación de errores de parte de Arroyo y una consistente ofensiva de Guayanilla propició que las visitantes marcaran siete carreras en esos dos episodios.

Las locales no sucumbieron ante la presión y pese a que estaban abajo en el marcador se mantenían apoyando a sus compañeras. En sus turnos al bate se podía escuchar los estribillos que les cantaban a sus colegas desde la banca. En un punto en el segundo capítulo bajaron la intensidad, pero los coros no tardaron en resonar una vez más.

Ya en la tercera, las Bucaneras se repusieron y evitaron que las Chicas marcaron otra carrera. En la parte baja de la entrada Naitsir Westerband llegó al plato tras un error en un lanzamiento a tercera, para marcar la primera carrera de la novena arroyana.

La anotación de Westerband fue la única de las Bucaneras en ese choque, ya que Guayanilla logró marcar su octava carrera en el cuarto capítulo provocando así la culminación automática del encuentro.

A segunda hora, la historia fue totalmente distinta ya que las Bucaneras dominaron de principio a fin. Semejante a lo que ocurrió en Guayama la semana previa, Arroyo sumó carrera tras carrera ante el beneplácito de su público, que nunca perdió la esperanza y se mantuvo apoyando a sus jugadoras.

Un grandslam llevó al plato las últimas cuatro carreras de Arroyo, que también venció por la vía rápida a sus oponentes por marcador de 11-2.

“Creo que lo más importante para nosotras es sentir ese apoyo de la fanaticada porque eso nos motiva a dar lo mejor en cada partido” opinó Gómez, quien auguró que a medida que las jugadoras de su equipo se vayan acoplando comenzarán a jugar de manera más consistente.

Las Bucaneras ahora juegan para 2-2 y se aprestan a visitar el próximo sábado a las Bravas de Juncos, mientras que las Chicas, que pusieron su marca en 1-3, recibirán ese a las Brujas de Guayama a partir de las 3:00 p.m.