Widgets Magazine
Home / Noticias / Gobierno y política / Todavía en trámite el dinero para reparar la PR-10
La alcaldesa de Ponce, María Meléndez Altieri y los legisladores Víctor Vasallo Anadón y Ramón Ruiz Nieves.
La alcaldesa de Ponce María Meléndez Altieri y los legisladores Víctor Vasallo Anadón y Ramón Ruiz Nieves formaron parte de la conferencia. (Voces del Sur)

Todavía en trámite el dinero para reparar la PR-10

La directora de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), Carmen Villar, aseguró este viernes que el gobierno federal aprobó la partida millonaria que se necesita para reparar la carretera PR-10, entre Ponce y Utuado, pero que no la desembolsará hasta tanto la agencia estatal cumpla todos sus requerimientos.

Durante una presentación del proyecto de infraestructura, la funcionaria afirmó que “los fondos están disponibles y están listos para desembolsarse en el momento en que el proyecto salga a subasta”.

Villar indicó que para poder tener acceso a fondos de la Administración Federal de Carreteras (FHWA, en inglés), tuvo que dividir el proyecto en tres fases.

La primera etapa se encuentra en el proceso de cumplimiento ambiental y está supuesta a salir a subasta en febrero. La inversión se estima en $9,383,000 y el inicio de la construcción está pautado para mayo.

Los arreglos de esa fase consisten, principalmente, de escarificación y repavimentación desde el kilómetro (km) 1.83, donde ubican las Letras de Ponce, hasta el km 14.90, en Pastillo Tibes.

La segunda fase, que costaría $11.9 millones, debería subastarse en marzo y la construcción podría comenzar en junio, dijo Villar en rueda de prensa.

Esa etapa conlleva rehabilitación de pavimento del km 20.17 al km 29.80 en Adjuntas. También contempla mejoras de seguridad desde el aeropuerto Mercedita hasta el km 29.80.

La tercera fase del proyecto cubriría el norte de la vía, específicamente del km 56 al km 85.5 en Utuado, y costaría $8,100,000.

El tiempo estimado de construcción para las fases 1 y 2 es de un año cada una, dijo la funcionaria. Reconoció que los trabajos se dificultarán en los tramos donde solamente hay dos carriles, pero aseguró que se hará todo lo posible para reducir al máximo los cierres totales de la vía.

“No va a ser al mismo volumen ni capacidad como ahora. Siempre va a haber flujo y (la carretera) se va a mantener abierta”, aseveró.