Widgets Magazine
Home / Deportes / Boxeo / Rubén O’neill Mass continúa evolucionando en el ring
Rubén O’neill Mass ataca con un jab.
Rubén O’neill Mass ataca con un jab. (Voces del Sur)

Rubén O’neill Mass continúa evolucionando en el ring

Pedro A. Menéndez Sanabria
Voces del Sur

Para el invicto lajeño Rubén O’neill Mass, su combate del pasado sábado en Mayagüez ante el veterano Eduardo Meléndez fue una valiosa experiencia que le dejó gran aprendizaje, ya que no solo enfrentó a un rival que lo superaba en estatura y alcance, sino que sobrepasó un error que le pudo costar la victoria.

Tras derribar a Meléndez en el primer asalto, Mass tuvo que ingeniárselas para imponer su ritmo de pelea ante un esquivo oponente que supo aprovechar sus atributos para mantener la distancia y eludir numerosos golpes.

“Fue un poco incómodo ya que era un oponente con mucho alcance y alto en estatura”, comentó a Voces del Sur el peleador de la Ciudad Cardenalicia.

Rubén O’neill Mass enfrentó en Mayagüez al sureño Edwin Meléndez.

Rubén O’neill Mass enfrentó en Mayagüez al sureño Edwin Meléndez. (Voces del Sur)

En el segundo y tercer asalto, Mass encontró con su jab a Meléndez, lo que le permitió hilvanar cortas combinaciones. En el cuarto episodio se suscitó un breve intercambio, lo que motivó a Mass a bajar la guardia y pedirle a su contrincante más acción, lo que dejó la puerta abierta para que el veterano conectara un contundente golpe que dejó aturdido al lajeño.

“Fue un momento en el que me llené de energía y sentí el impulso de reaccionar de esa manera”, comentó Mass sobre la razón por la que optó por reclamar más acción a su rival durante el cartel de Universal Promotions en el Palacio de Recreación y Deportes de la Sultana del Oeste.

Mass conecta una izquierda al rostro de Meléndez.

Mass conecta una izquierda al rostro de Meléndez. (Voces del Sur)

El golpe silenció por un instante el recinto deportivo. Un aturdido Mass sobrevivió los últimos segundos del asalto y regresó a la esquina donde su equipo, liderado por su padre, hizo todo lo que tenía a su alcance para hacer reaccionar al invicto.

“Mi papá me dijo que mantuviera la guardia arriba y que siguiera el plan de pelea que habíamos entrenado. Me habló fuerte para que captara y ejecutara de la manera en que me indicó”, narró el boxeador.

La estrategia funcionó y Mass no solo se recompuso, sino que volvió a retomar el control de la pelea hasta su conclusión, lo que provocó que los jueces declararan al lajeño ganador por decisión unánime.

Mass castigó el rostro de Meléndez con un recto de derecha.

Mass castigó el rostro de Meléndez con un recto de derecha. (Voces del Sur)

Dos de los jueces vieron ganar al lajeño 59-54, mientras que el tercero presentó una puntuación de 60-53 en su tarjeta a favor de Mass, quien con el triunfo mejoró su marca a 9-0.

Sobre la situación que provocó el desliz en el cuarto asalto, Mass aseguró que le “gustó que sucediera porque aprendí que no puedo hacer esas cosas ya que me puede costar una derrota”.

Cabe destacar que otro factor que estuvo en contra de Mass en esta ocasión fue el peso, ya que, ante la repentina cancelación por parte del mexicano Israel Rojas debido a una lesión, el lajeño aceptó enfrentar a Meléndez en las 128 libras, seis por encima de su división habitual de 122.

Rubén O’Neill Mass ganó por decisión unánime.

Rubén O’Neill Mass ganó por decisión unánime. (Voces del Sur)

“Fue una pelea de la que aprendí mucho y me servirá como experiencia para no repetir en un futuro los errores que cometí”, añadió.

Ahora el lajeño se apresta a tomar unos días de reposo para luego retomar su rutina de entrenamientos.

“Voy a tomar un buen descanso antes de regresar a mi próximo campamento para prepararnos para la fecha de enero”, declaró Mass.

También puedes leer:

Publicado: 31 de octubre de 2018