Widgets Magazine
Home / Comunidad / Casa Pueblo tantea con la biomasa para diversificar su producción de energía
Casa Pueblo de Adjuntas. (Voces del Sur)
Casa Pueblo de Adjuntas. (Voces del Sur)

Casa Pueblo tantea con la biomasa para diversificar su producción de energía

Casa Pueblo tiene las manos llenas con diversos proyectos de energía solar que están apoderando a las comunidades en Adjuntas, pero simultáneamente trabaja con la Universidad de Michigan en un modelo que se valga de la biomasa para diversificar su producción energética.

El objetivo es experimentar con Casa Pueblo y, cuando el mecanismo sea viable y esté en marcha, compartir el conocimiento para que otros se beneficien, como ha sido su norma hasta ahora. A futuro, proyectan compartir con sus vecinos el excedente de energía que les surja.

“La idea es que por el día podamos generar energía con el sol y por la noche usemos biomasa para producir hidrógeno. Esto reduciría la presión sobre el almacenaje de energía en baterías. Las baterías serían, pues, para amortiguar cambios en demandas energéticas, mantener y almacenar un poco. Pero queremos construir sistemas que sean redundantes y que tengan más de una fuente de generación”, explicó el director asociado de Casa Pueblo, Arturo Massol Deyá.

El proceso de investigación lo llevan a cabo desde diciembre de 2017 junto a profesores y estudiantes de la Universidad de Michigan, con la que tienen lazos colaborativos hace varios años. Con esta institución han impartido cursos de agricultura ecológica y de ellos recibieron lámparas solares luego del huracán María.

La Dra. Ivette Perfecto, profesora puertorriqueña de la Universidad de Michigan, fue quien hizo el acercamiento a Casa Pueblo.

“Ella, que hace investigación en Puerto Rico, nos escribe con esa idea de usar biomasa para producir energía y nos dice que el programa de sostenibilidad de la Universidad de Michigan tenía interés en esta coyuntura (del huracán) de ayudar”, recordó el profesor del Recinto Universitario de Mayagüez en entrevista con Voces del Sur.

Tras un acuerdo entre las partes, se elaboró una propuesta que derivó en el traslado a Puerto Rico de los profesores Perfecto, John Vandermeer y José Alfaro, y seis estudiantes, quienes pasaron el verano aquí trabajando en este proyecto. La base de operaciones fue el recinto de Utuado de la Universidad de Puerto Rico.

“Estamos trabajando con la demanda energética, diferentes insumos, se construyó un prototipo, se va a adquirir uno y se va a instalar. Ya se hicieron pruebas en Utuado con diferentes combinaciones de biomasa a ver cuál es el rendimiento energético y se están atendiendo asuntos técnicos y de seguridad. Hay mucho detalle de ingeniería que atenderse antes de irnos al piloto de campo”, detalló Massol Deyá.

Entre los insumos, están explorando el café.

“En el caso de biomasa estamos pensando en desechos del café. Imagínate que el agricultor pueda atender el tema de energía en lo cotidiano. No es fácil ser agricultor y ¿será que podemos incluir en la ecuación para promover la agricultura que, mientras la haces, atiendes tu tema energético y eso represente un ingreso cotidiano?”, planteó.

Casa Pueblo ha asumido este nuevo proyecto como parte de su agenda de educar y ejecutar para que más gente comience a producir su propia energía y se libere parcial o totalmente de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

“No le tenemos miedo a la investigación porque las tecnologías cambian y tienes que seguir insistiendo en otras configuraciones. Esta con la universidad es investigación, desarrollo e implementación de un piloto, y ese piloto va a ser Casa Pueblo. Después vamos a hablar de lo que eso va a significar para las comunidades de la montaña. La gente va a poder tener otras vías para generar energía. Nosotros tenemos la responsabilidad de diversificar a través de la innovación”, afirmó Massol Deyá.

El reto de compartir energía

De la mano del uso de biomasa, llega la posibilidad de compartir el excedente de energía con los vecinos de Casa Pueblo en Adjuntas. Para conseguirlo, primero hay que sobrepasar varios retos de ingeniería. En esa tarea andan el ingeniero y profesor del RUM Gerson Beauchamp, integrantes de la Universidad de Michigan y una empresa privada, anticipó Massol Deyá.

“Nosotros estamos operando desconectados de la red (de la AEE). El problema técnico que tenemos es que, la deuda es pública, pero la instalación de la AEE es de ellos, y si yo quisiera usar la red para darle electricidad a otras personas no puedo. Entonces es un desafío buscar una ruta alterna para yo darle energía al vecino”, señaló.

El profesor adelantó que buscan crear “una microred con metros, para que puedas medir cuánta energía llega y es posible que cuando haya un excedente se tire para allá (los vecinos) y si no lo hay la gente siga con su luz regular”.

“En ese caso, si tenemos el sistema híbrido, podríamos energizar como hasta 10 casas. Con este modelo, Casa Pueblo se convierte en un generador de energía, no para sí mismo, sino para otros”, aseveró.

Casa Pueblo ya funciona con una microred interna completamente solar, pues desde la estructura principal se le da energía a Radio Casa Pueblo y al cine.

Presiona este enlace para ver el reportaje multimedios que realizó la Universidad de Michigan sobre este proyecto.

Publicado: 23 de agosto de 2018