Widgets Magazine
Home / Estilos de Vida / Clave la colaboración para atender necesidades de adultos mayores
Leandro Colón Alicea, presidente interino de la PUCPR y Orlando González Rivera, presidente de MMM firmaron un acuerdo colaborativo entre ambas entidades.
Leandro Colón Alicea, presidente interino de la PUCPR y Orlando González Rivera, presidente de MMM firmaron un acuerdo colaborativo entre ambas entidades. (Suministrada)

Clave la colaboración para atender necesidades de adultos mayores

Pedro A. Menéndez Sanabria
Voces del Sur

La falta de transportación, la soledad, la escasez de recursos y otras necesidades socioeconómicas son algunos de los principales retos que actualmente enfrentan tanto los adultos mayores de Puerto Rico como las personas que su tienen a su cargo el cuido de integrantes de esta población.

De acuerdo con el licenciado Orlando González Rivera, presidente de Medicare y Mucho Más (MMM), el perfil del adulto mayor en la isla es el de una persona pobre que en muchos casos depende del cheque del seguro social como su única fuente de ingreso y cuya salud se ve afectada por diferentes “determinantes sociales” que no se pueden atender con un plan médico.

“Son aspectos, en el caso de Puerto Rico, tan básicos como la transportación. Tenemos personas que no tienen a alguien o no tiene acceso a transportación pública, por lo que se pierden sus citas médicas, no pueden dar continuidad a sus tratamientos o buscar sus medicamentos a una farmacia”, destacó González Rivera.

Asimismo, el ejecutivo sostuvo que, aunque esta población puede tener acceso a hospitales, laboratorios, farmacias y otros servicios de salud por medio de programas como Medicare, la realidad es que otras situaciones como la soledad y la falta de socialización no se pueden atender de igual forma.

De manera similar, el doctor Leandro Colón Alicea, presidente interino de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (PUCPR), señaló que hay muchos desafíos que enfrentan los adultos mayores en Puerto Rico que no se toman en cuenta a la hora de computar su nivel socioeconómico.

“Recientemente tuvimos un foro en el recinto de Mayagüez de la PUCPR donde tuvimos la oportunidad de escuchar datos de una investigación de la doctora Olga Bernardi sobre la condición alimentaria. Cuando uno tiene que optar por un ‘hot dog’ u otros ‘junk foods’ en vez de una ensalada o algo más nutritivo usted está afectando su salud, pero este elemento no entra en el de la pobreza”, resaltó el galeno.

Para atender esta realidad, tanto Colón Alicea como González Rivera consideran necesario la creación de esfuerzos colaborativos entre la empresa privada, la academia y otros sectores tal y como el que se estableció el pasado viernes entre MMM y la PUCPR, que busca atender las necesidades y retos de los adultos mayores y cuidadores en la isla.

“La colaboración es clave en este campo de la salud y queremos llevar un mensaje de que nos debemos mover en esa dirección. Este es un ejemplo de cómo estamos dando un paso hacia al frente para demostrar al país la importancia de estas alianzas, mucho más en el campo de la salud donde sabemos todo ese segmento de sobre 65 años crece más rápidamente que los otros segmentos de menor edad”, agregó el presidente interino de la institución educativa.

Como parte del acuerdo, MMM donó $15,000 a la Escuela para Cuidadores de Adultos Mayores de la PUCPR con el objetivo de fortalecer su oferta académica e investigativa.

Esta iniciativa de la PUCPR surgió en 2016 luego de que la institución universitaria se percatara de la gran demanda que tuvo una serie de talleres gratuitos de ocho semanas para cuidadores de pacientes de Alzheimer.

“La Escuela de Cuidadores incluye un currículo desarrollado por expertos en el campo, ya que reclutamos personas que trabajan día a día con esta población y dentro de áreas principales donde se identificaron una gran necesidad como la nutrición, cuidado en el hogar, manejo de medicamentos y la salud del cuidador, ya que hemos encontrados que muchos de estos se descuidad al enfocarse tanto en la persona que está a su cargo”, explicó el doctor Ángel Muñoz Alicea, coordinador de la Escuela para Cuidadores de Adultos Mayores.

Actualmente, la escuela realiza un estudio de campo para determinar el perfil del cuidador puertorriqueño que, al momento, ha revelado que en la isla hay muchos cuidadores que, a su vez, son adultos mayores.

“Entre los casos hemos conocido personas de más de 70 años de edad que están cuidando a vecinos o personas más jóvenes con alguna condición de salud mental. Se trata de personas que tienen que caminar una hora para llegar a un supermercado, colmado o farmacia para ver si le fían”, mencionó Muñoz Alicea.

El coordinador detalló que los cuidadores pueden ser clasificados entre primarios, que es la persona que pasa más tiempo con el adulto mayor; los secundarios, que relevan al primario durante días libres y otros instantes; y el cuidador de relevo, que puede ser un joven que tiene su tiempo limitado por trabajo o estudio, pero tiene a su cargo tareas específicas del cuidado como, por ejemplo, llevar al adulto mayor a sus citas o al supermercado.

Ante esta realidad, la escuela también incluye orientaciones sobre aspectos financieros, los derechos de adultos mayores, cuidadores y familiares y cómo tratar las condiciones de salud más características de esta población en el hogar.

Además de los cursos, que se extienden por ocho semanas, la escuela también ofrece talleres y charlas en égidas, centros de cuidado diurno, hogares de ancianos y otros espacios. Estos servicios son libre de costo.

Para más información sobre la Escuela para Cuidadores de Adultos Mayores puede llamar al número 787-841-2000 y marcar las extensiones 1414 o 2418, o escribir un correo electrónico a cuidadoresadultosmayores@pucpr.edu.

Publicado: 29 de mayo de 2018