Widgets Magazine
Home / Noticias / En proceso el proyecto de recarga del Acuífero de Salinas
Diagrama del proyecto que ilustra los seis puntos de recarga del Acuífero de Salinas. (Suministrada)
Diagrama del proyecto que ilustra los seis puntos de recarga del Acuífero de Salinas. (Suministrada)

En proceso el proyecto de recarga del Acuífero de Salinas

El proyecto de recarga del Acuífero de Salinas, que trabajan conjuntamente el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), ha seguido su curso a pesar de que el mismo ya no se encuentra en estado crítico.

El huracán María retrasó los trabajos, pero al mismo tiempo provocó que el acuífero aumentara su nivel y esté actualmente al 90% de su capacidad. El piezómetro Aguirre HW 5B ubicaba ayer, lunes, el nivel del agua en 11.36 pies por debajo de la superficie, cuando en agosto de 2017 estaba en 32.63.

Esto supone un respiro para los 31 mil residentes de Salinas que se suplen de esta fuente y que en el 2015 enfrentaron siete meses de racionamiento por una sequía severa. Del acuífero obtienen agua, además, los agricultores del área, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) para operar la Central Aguirre y el Campamento Santiago de la Guardia Nacional de Puerto Rico.

El proyecto, propuesto en el 2016 y al que se le asignaron $2.8 millones el año pasado, consiste en redirigir agua del embalse de Patillas hacia seis puntos de recarga del acuífero en Salinas, usando canales de riego. De esta manera, se le dará uso al 60% del agua de la represa patillense que actualmente se tira al mar para evitar que colapse; esto, porque tiene una fisura.

Se llevaría agua de Patillas a Salinas a través de canales de riego. (Suministrada)

Se llevaría agua de Patillas a Salinas a través de canales de riego. (Suministrada)

Aldwin Alvarado, especialista en mitigación de riesgos de la División del Caribe de FEMA, explicó que están en proceso de identificar los pozos clandestinos.

“Va a ser determinante para saber cuáles son los pozos que nosotros tenemos que hincar para que se alimente el acuífero. Lo que queremos lograr es identificar los pozos clandestinos para legalizarlos”, indicó Alvarado en entrevista con Voces del Sur.

Además, el DRNA tiene que conseguir un consultor que haga un estudio arqueológico, según solicitó la Oficina de Preservación Histórica. Cuando se supere esa etapa, el contratista GM Engineering tendría que presentar el diseño final y tramitar los permisos con la Oficina de Gerencia de Permisos.

“Nosotros esperamos que antes de agosto podamos tener los diseños finales de lo que se va a hacer en los canales de riego y empezando septiembre inicie la construcción”, dijo Alvarado.

La construcción tomaría alrededor de un año, si no surgen contratiempos.

“Parece algo complicado, pero no lo es. Lo que hay que hacer es la interconexión de los tramos de los canales de riego y llevarlos a los pozos. Puede ser que nos tome de nueve a 12 meses, todo va a depender de lo que arroje el estudio arqueológico. Si se encuentra un yacimiento va a ser determinante porque podría parar el proyecto”, señaló.

El año pasado, el gobierno federal aprobó $2,856,212 y el gobierno estatal tiene que poner $714,053 para realización de estas obras.

Publicado: 10 de abril de 2018

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*