Widgets Magazine
Home / Noticias / Inicia desfile de prueba en juicio por asesinato de policía en Ponce
Annette Esteves, fiscal. (Voces del Sur)
Annette Esteves, fiscal. (Voces del Sur)

Inicia desfile de prueba en juicio por asesinato de policía en Ponce

El agente ponceño Benjamín de los Santos Barbosa cenó con su esposa e hijo dos horas antes de ser baleado en la cabeza en medio de una intervención de tránsito en el callejón Trujillo de la Ciudad Señorial la noche del 16 de abril de 2017.

“Ese día a eso de las 9 de la noche mi esposo se encontraba en mi casa. Yo lo había llamado porque le había hecho cena. En medio del trabajo paró en casa, comió y jugó con el nene. Luego salió al vehículo de la Policía y sacó al niño para enseñárselo a sus compañeros porque era un buen papá”, narró ayer su viuda, Sheila Pérez Madera, al iniciar el desfile de prueba en el juicio contra Luis Ángel Echevarría Gómez.

Echevarría Gómez enfrenta 16 cargos de asesinato en primer grado, tentativa de asesinato, Ley de armas y Ley de sustancias controladas por matar a De los Santos y atentar contra otros dos policías y tres civiles. El juicio por jurado lo preside el juez Mariano Daumont Crespo en la sala 506 del Tribunal de Ponce.

Pérez Madera agregó que antes de marcharse, su esposo “le dio un beso al nene, se despidió y sus últimas palabras fueron ‘cuídalo mucho mi amor’”. La próxima vez que lo vio, dijo, estaba gravemente herido e irreconocible.

La teoría de Fiscalía

Según expresó la fiscal Annette Esteves en su informe inicial, De los Santos pertenecía a la División de Plan de Zona de Ponce y esa noche su encomienda era patrullar las zonas de mayor incidencia criminal junto a los agentes Alexander Pabón Rodríguez y Félix Negrón Martínez. Alrededor de las 11:05 p.m., De los Santos manejaba la patrulla cuando decidieron detener a Echevarría Gómez, quien viajaba en un Nissan Rogue azul con los tintes más oscuros de lo que permite la ley.

Esteves Serrano contó que el imputado no obedeció la señal de alto y continuó la marcha hacia el callejón Trujillo (también llamado Comercio), donde se topó con una Toyota Tundra averiada que le impidió el paso.

La fiscal indicó que la patrulla se paró detrás de Echevarría Gómez, este dio reversa y golpeó el vehículo oficial, y ante una nueva señal de alto se desmontó y le disparó en la cabeza a De los Santos con una pistola Glock modelo 23 calibre .40, alterada para operar de forma automática.

“El agente cae herido y el acusado sale corriendo y disparando. Los otros dos agentes repelen esa agresión y disparan sus armas de reglamento”, manifestó Esteves Serrano ante el jurado compuesto por seis mujeres y seis hombres, y dos suplentes (hombre y mujer).

En el lugar también estaban el conductor de la Toyota Tundra, su padre que es un comerciante y un empleado de este. Echevarría Gómez presuntamente les disparó a los tres, por lo que el comerciante repelió el ataque con un arma para la que tiene licencia y lo hirió en una pierna. El empleado del comerciante también resultó herido en un muslo.

Benjamín de los Santos Barbosa. (Policía de Puerto Rico)

Benjamín de los Santos Barbosa. (Policía de Puerto Rico)

Sus últimas horas

En el directo efectuado por la fiscal de distrito, Marjorie Gierbolini, la viuda relató que varios policías llegaron a su casa para notificarle que su esposo estaba herido. Junto a su hijo de tres años llegó al Hospital Metropolitano (Doctor Manuel de la Pila Iglesias) en Ponce, donde le explicaron la gravedad de la situación.

“Él estaba en la sala de emergencia, en una camilla aparte, y le estaban dando los primeros auxilios. Vi que estaba entubado. Estaba respirando artificialmente, el pecho le latía bien fuerte, los ojos no parpadeaban, estaba hinchado, no podía respirar. No era el mismo, estaba entre la vida y la muerte batallando. Allí oré por él, salí y se lo llevaron en ambulancia aérea para Centro Médico (en Río Piedras, San Juan)”, recordó.

Tras conseguir cuido para su hijo, partió hacia el Centro Médico, donde volvió a verlo.

“Yo pedí pasar, estuve un rato con él. Ya él estaba ido, me acuerdo que solo le temblaba una pierna. No podía mirar, no podía ver. Estuvo cuatro días. Yo subía y bajaba de Ponce para estar con él… Él estaba vivo por máquinas, estaba súper hinchado, llegó un momento en que su cara era irreconocible”, detalló Pérez Madera.

El 19 de abril se le diagnosticó muerte cerebral y el 21 de abril fue desconectado de las máquinas luego de completarse el proceso de donación de órganos.

En su contrainterrogatorio, el abogado de defensa, Estanis Barrenechea Martínez, trató infructuosamente de hacer preguntas sobre la dirección residencial de la viuda y ante múltiples objeciones de la Fiscalía concluyó su turno.

El acusado, quien hizo alegación de no culpabilidad en los 16 cargos, estaba vestido de civil y leyó documentos de su expediente durante todo el proceso.

El inicio del desfile de prueba se dio ante una sala llena. En el público estaban los padres de la víctima, un grupo de estudiantes de Caribbean School, fiscales como Sharleen Rosa de Jesús y Carlos González, varios policías estatales y hasta el juez Ángel M. Llavona Folguera, quien observó los trabajos junto a los alguaciles.

El Ministerio Público anunció una treintena de testigos, pero no ha precisado cuántos sentará a declarar.

Publicado: 13 de marzo de 2018