Widgets Magazine
Home / Noticias / Gobierno y política / Familia dice orientará, no que detendrá, a adultos con niños en fiestas de las Justas
Plaza Las Delicias en Ponce.
Plaza Las Delicias en Ponce. (Voces del Sur)

Familia dice orientará, no que detendrá, a adultos con niños en fiestas de las Justas

El subadministrador de la Administración de Familias y Niños (Adfan) del Departamento de la Familia, Carlos Rivera, aseguró ayer, miércoles, que la agencia intervendrá con los padres que lleven a sus hijos menores de edad a las fiestas de las Justas en Ponce “siempre que haya algún indicador de maltrato o negligencia o se esté exponiendo su seguridad”.

Rivera dijo desconocer la intención de la Policía de Puerto Rico y de la Policía Municipal de Ponce de impedir la entrada de niños a las actividades sociales que se dan en el centro de la ciudad. Planteó que las reuniones de planificación se dieron a nivel de la región, donde la encargada es Marilyn Ponce.

“Se nos peticionó por carta de la alcaldesa (María) Meléndez que destacáramos el personal, pero desconocía que fuera una posición como la que me estás diciendo. Es algo que se puede dialogar, nuestra posición tiene que ser a base de las leyes reglamentos y velando por la seguridad de todos y particularmente de los niños”, indicó Rivera en entrevista con Voces del Sur.

El inspector Pelegrín Vázquez Montes, comandante de la zona de Ponce, dijo a este medio que las actividades que se desarrollarán en el casco urbano de Ponce del 26 al 28 de abril “no es un ambiente apto para menores” y que “vamos a tener al Departamento de la Familia y no se va a permitir el acceso de menores al área”. Mientras, el capitán Bryan Segarra Hernández, comisionado interino de la Policía Municipal de Ponce, aseveró que “un menor de cuatro o seis años, o en un cochecito con sus padres a esas horas de la noche, entendemos que es una irresponsabilidad y vamos a intervenir”.

“Si ellos (los policías) van a parar las personas con el propósito de que intervengamos, vamos a evaluar la situación caso a caso. Tenemos que tomar una decisión donde no le violentemos derechos a las personas”, estableció Rivera, quien aclaró que los trabajadores sociales de Adfan no intervienen con las personas sino que reciben referidos de la Policía.

Incluso, el funcionario mostró reservas con el hecho de que los trabajadores sociales de Adfan estén en los puntos de cotejo junto a policías estatales y municipales, como indicó Segarra Hernández. En las Fiestas de la calle San Sebastián en el Viejo San Juan, por ejemplo, siempre han estado en un lugar aparte para realizar las intervenciones en privado.

“Si van a cambiarlo tenemos que evaluarlo. Tendríamos que poner nuestros planteamientos y ellos los suyos, pero favorezco que los trabajadores sociales estén en un área designada. Tenemos que garantizar la confidencialidad de las personas, necesito un espacio donde pueda evaluar la situación y tomar las determinaciones que procedan”, expuso.

Rivera insistió en que los trabajadores sociales de Adfan ejercerán un rol de orientación.

“Durante los pasados años hemos estado en actividades similares como las Fiestas de la calle San Sebastián. Llevamos personal de Adfan en un rol primeramente preventivo y de orientación en ese tipo de actividad donde usualmente se bebe alcohol, hay música y hay situaciones que no son las más recomendables para los más pequeños. Si ocurriera alguna situación en la cual el bienestar y la seguridad del niño se viera afectada por la actitud o negligencia del padre, intervendríamos de acuerdo a la Ley 246”, explicó.

Expresó, además, que “el simple hecho de ir (a las fiestas de las Justas) no es una situación de maltrato en la que yo tenga que intervenir. Si el policía me lo refiere, tiene que haber unas circunstancias que pongan en peligro la vida y estabilidad de ese niño. No quiere decir que yo tengo que activar un protocolo de referido de maltrato, sino que lo oriento de las consecuencias que tendría estar allí”.

“Yo no puedo prohibir que una familia vaya a una actividad, siempre que cuide al menor. No es lo mismo si yo encuentro unos papás ebrios. Yo soy muy cuidadoso en velar por el derecho que tienen los padres y cuidadores, y los derechos que tiene el niño”, sostuvo.

En ese sentido, precisó que una situación de peligro sería “que el menor esté en medio de personas ebrias o que haya una pelea”.

Con relación a los adolescentes que acudan solos al centro de Ponce, la Policía Estatal y la Policía Municipal dijo que también los intervendría. Rivera mencionó que Adfan evaluaría caso a caso.

“En la calle San Sebastián hemos visto menores de 15 a 17 años que van a esas fiestas solos, con autorización de sus padres o sin ella, y se intoxican de alcohol. Cuando son adolescentes mayores, llamamos a los padres para que los busquen y, dependiendo de lo que recojamos en la entrevista, se determina si se procede a hacer un referido si hubiera negligencia o maltrato”, señaló.

El subadministrador de Adfan informó que cada noche, del 26 al 28 de abril, habrá un supervisor con cinco o seis trabajadores sociales para atender los casos en el centro de Ponce. La Policía dijo que tendría 15 puntos de cotejo donde no habrá detectores de metales ni se hará registro manual, sino una inspección visual de las personas.

El campeonato de natación de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI) se llevará a cabo del 24 al 26 de abril en el Complejo Acuático Víctor Vassallo, y las Justas de Atletismo el 27 y 28 de abril en el Estadio Francisco “Paquito” Montaner.

Publicado: 29 de marzo de 2018