Widgets Magazine
Home / Estilos de Vida / Mujeres de Rango encaran la violencia de género con educación
Gladys Jorge (derecha) desarrolla el plan de trabajo de Mujeres de Rango junto a sus colegas Paola Cristina Acevedo (centro) y Libni García (izquierda).
Gladys Jorge (derecha) desarrolla el plan de trabajo de Mujeres de Rango junto a sus colegas Paola Cristina Acevedo (centro) y Libni García (izquierda). (Suministrada)

Mujeres de Rango encaran la violencia de género con educación

Pedro A. Menéndez Sanabria
Voces del Sur

Hace unos años, la empresaria Gladys Jorge tuvo que buscar la ayuda de un sicólogo ante las abrumadoras historias de violencia, explotación laboral y abuso que escuchaba a diario en su gimnasio, que se convirtió en un espacio de desahogo para féminas profesionales para quienes el dinero no era un problema.

En ese momento, además de ofrecer servicios de preparación física, la aguadillana se convirtió en una especie de consejera para sus clientas que, guiadas por prejuicios y miedos, escondían sus problemas familiares y laborales del resto de la sociedad.

“En muchos casos estas mujeres no buscaban ayuda en el sistema legal para no dar a conocer que eran víctimas de violencia de género y así mantener las apariencias inherentes de la clase social alta y mantener sus reputaciones y las de sus parejas limpias. Otras simplemente ni siquiera iban a un sicólogo porque entendían que eso no iba a detener a su pareja a la hora de golpearla o violarla en el hogar. Me decían, ‘¿qué me puede decir (el sicólogo) que va a evitar que me dé frente a mi hijo?’”, narró Jorge a Voces del Sur.

Un factor que se repetía con cada historia que escuchaba era el desconocimiento de los derechos y recursos que podían ayudar a liberar a estas mujeres de sus situaciones. Fue entonces cuando comenzó a germinar una idea en su mente que años después se convirtió en el colectivo Mujeres de Rango, una organización dedicada a crear plataformas de ayuda dirigidas a despertar conciencia social en la lucha contra el maltrato y el discrimen hacia la mujer.

La misión del grupo incluye la erradicación de estereotipos y el desarrollo óptimo de la mujer a través de charlas, orientación, motivación y educación, además de proveer herramientas de calidad enfocadas en aspectos legales, carácter, imagen, belleza y apoyo psicológico.

No fue de la noche a la mañana

La evolución de la idea que surgió en aquel gimnasio del llamado Nuevo Jardín del Atlántico tomó años en florecer y convertirse en Mujeres de Rango. A lo largo del proceso, la fundadora del grupo enfrentó más historias de dolor, atropellos e injuria.

Pasaron los años. Gladys Jorge y su esposo, quienes son miembros de la milicia, fueron asignados al Sur, por lo que decidieron mudarse a la región. Tras completar un grado en trabajo social fue asignada al programa de apoyo en casos de suicidio donde una vez más se topó con que la violencia de género y el desconocimiento de servicios legales y asistencia social es una combinación fatal.

“Trabajando allí comienzo a percatarme del problema que existe de violencia de género dentro de la Guardia Nacional. En muchos casos los pensamientos de suicidio eran producto de problemas de parejas, la violencia de género, situaciones de pensiones alimenticias, mujeres que estaban trabajando sin recursos, la explotación laboral y la violencia verbal”, abundó.

Un caso en particular estremeció a Jorge hasta lo más profundo de ser: una muerte que se pudo evitar ya que mostraba todas las señales que presagiaban el fatídico desenlace.

“Me sentí impotente porque una trata de ayudar a estas personas, pero los esfuerzos chocaron con una barrera, el machismo vestido de silencio. Una familia que pensó que buscar ayuda le podría afectar en el empleo y al final del día le costó la vida a una persona. Eso me dejó de rodillas y no pude aguantar más y decidí hacer algo al respecto”, testificó.

De ahí, la soldado se enlistó en el programa de Relaciones Públicas y Publicidad del recinto ponceño de la Universidad Interamericana de Puerto Rico y poco a poco, junto a su esposo Ángel Morales, incorporó a compañeras con conocimiento en distintas áreas. Entre ellas se encuentran la fiscal Zullirma Méndez, que colabora con asesoría en aspectos jurídicos, y Jeannette Hernández, experta en sicología con especialidad en familias disfuncionales y la adicción.

A Mujeres de Rango también se unió la también empresaria Libni García para aportar en aspectos de belleza, tanto física como interna, luego de percatarse -a través de charlas que ofreció en varias escuelas- de que muchos de los problemas de autoestima de las niñas eran el resultado de asuntos familiares, por lo que para atender el tema había que impactar a todo el núcleo.

“Nos dimos a la tarea de crear una composición de mujeres que conozcan la violencia de primera mano, que estén instruidas en el lenguaje para poder hacer entender a las personas que son víctimas y que hay maneras de salir de esa situación y que además le puedan brindar todas las herramientas adecuadas para lograrlo”, mencionó.

Al esfuerzo también se unió Berni Soto, experto en mercadeo, quien ha tenido a su cargo emplear los medios sociales para no solo dar a conocer Mujeres de Rango, sino además auscultar cuáles son las necesidades más apremiantes de la comunidad femenina de la isla.

“Nos hemos percatado de que no vemos avances en temas como la educación sexual o la educación familiar. También que muchas personas que son convictas por casos relacionados a violencia de género simplemente cumplen sus condenas y no son tratados específicamente sobre los factores que las llevaron a cometer ese acto, por lo que no hay una rehabilitación. Las víctimas tampoco conocen a qué entidades pueden recurrir para buscar ayuda más allá de la Policía durante una situación de emergencia. Es un problema bien complejo”, expuso.

La activista opinó que casos como el asesinato de una mujer frente a sus hijos en Juana Díaz el pasado mes de enero pudo haberse evitado si la víctima y sus familiares hubieran estado al tanto de la batería de recursos disponibles para proteger su vida.

“También estamos determinando el grado de conocimiento del público presentando situaciones basadas en hechos reales como, por ejemplo, asuntos relacionados a la custodia cuando un padre se quiere llevar a la fuerza los hijos de Puerto Rico y preguntamos ‘¿cómo trabaja la jurisdicción?’ y otras interrogantes para ver cuánto conocen. De ahí podemos entonces desarrollar el material que le vamos a brindar tanto por medio de la red social como en charlas que queremos llevar a toda la isla”, señaló.

Publicado: 16 de marzo de 2017

Un comentario

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Agentes de la Policía Estatal.

Escalan restaurante de Santa Isabel

Un escalamiento fue reportado ayer en el restaurante La Casita Familiar, ubicado ...

Emblema de la Policía de Puerto Rico.

Roban en un concesionario de vehículos en Ponce

El robo de equipo valorado en $16,000 fue reportado ayer por los ...

Auditorio Juan "Pachín" Vicéns en Ponce. (Voces del Sur)

Leones abren las puertas del Pachín a la Steven Anthony Ayala Foundation

Los fanáticos del baloncesto de la región Sur tendrán una oportunidad única ...