Widgets Magazine
Home / Cultura y Entretenimiento / Vivo el legado de Lolita Lebrón a través del teatro
La actriz Viviana Torres Mestey lleva tres años interpretando a Lolita Lebrón.
La actriz Viviana Torres Mestey lleva tres años interpretando a Lolita Lebrón. (Suministrada)

Vivo el legado de Lolita Lebrón a través del teatro

Pedro A. Menéndez Sanabria
Voces del Sur

El primero de marzo de 1954, los ojos del mundo estuvieron puestos en el Congreso de Estados Unidos luego de que cuatro puertorriqueños dispararan en el interior de la casa de las leyes de la nación más poderosa del mundo en ese entonces. Ese día, el mundo también se enteró del reclamo del grupo liderado por la lareña Dolores Lebrón Sotomayor, conocida como Lolita Lebrón, quien denunció la condición colonial que atravesaba la isla.

Más de 60 años después y con la imposición a Puerto Rico de una Junta de Control Fiscal por parte del gobierno estadounidense, el reclamo de diversos sectores es el mismo, aunque el contexto, circunstancias y escenarios han cambiado.

Pese a que, en ese momento, las acciones de Lolita Lebrón y el resto del grupo de nacionalistas conmocionó al mundo, los libros de historia de la nación que amó con tanto fervor no han dado espacio a su relato, realidad que enfrentó la actriz y productora Viviana Torres Mestey mientras realizaba una investigación para desarrollar un proyecto fotográfico.

“Yo conocía sobre la historia de Lolita, por lo que había pasado y hasta la llegué a ver durante la huelga de la Universidad de Puerto Rico (2010), pero al adentrarme en la investigación me llamó la atención el hecho de que no existía mucha información sobre ella, incluso en la web”, destacó la también fotógrafa y periodista.

Tras el rastro de Lolita

Ante esta carencia informativa, Torres Mestey vio en el teatro una manera de conservar el legado de la líder nacionalista en la memoria colectiva puertorriqueña y poder pasar el conocimiento de su lucha y pensamiento a futuras generaciones.

“Yo le traigo la inquietud a mi papá, quien es profesor, pero llevamos muchos años trabajando en teatro y me ayuda en la escenografía y con algunos libretos. Le propuse desarrollar un monólogo y recuerdo que le dije no sé cómo lo vas a hacer, solo quiero que acabe con la línea ‘Yo no vine a matar a nadie, yo vine a morir por Puerto Rico’”, señaló la intérprete al recordar que esas fueron las palabras que esbozó Lebrón Sotomayor tras su arresto.

El reto fue aceptado y el dúo comenzó en el verano de 2013 una exploración de datos, relatos y documentos que le pudieran ayudar en la encomienda. Tuvieron la fortuna de dar con el correo electrónico de Linda Alonso Lebrón, sobrina de Lolita, quien luego de un intercambio de cartas virtuales los invitó a su casa.

“Ese primer encuentro fue bien especial para mí. No llevamos ni cinco minutos en su hogar cuando Linda pausó, me miró a los ojos y dijo ‘sí, tú eres la indicada’. Desde ese día ella comenzó a colaborar con nosotros y nos brindó mucha información. Luego nos llevó hasta la casa de su mamá, Áurea Lebrón, quien era la hermana menor de Lolita”, relató.

Cada encuentro proveía más información sobre la vida de la líder nacionalista y sus ideales que, en muchos casos, no había sido llevada al público. Tras varios meses, el profesor universitario comenzó a dar forma al libreto y ya para septiembre de ese año Torres Mestey empezó a trabajar con el material bajo la dirección de Efraín Rosa, quien hizo varias modificaciones al texto. En noviembre de ese año el monólogo Lolita hizo su debut en las tablas.

“La noche del estreno estaba nerviosa ya que allí estaba Linda y Áurea y lo único que pensaba era si la pieza iba a hacerle justicia a toda la confianza que ellas depositaron en nosotros y si saldrían satisfechas después de verla”, narró.

Como si hubiera presentido las dudas que inquietaban a la artista, la sobrina de Lolita fue al camerino y se percató de su ansiedad, por lo que procedió a sacarla aparte para orar.

“Ella comenzó a hablarle a Lolita, fue un momento bien espiritual que me calmó totalmente”, añadió.

Esa noche, el estreno teatral de Lolita fue todo un éxito.

Viviana Torres Mestey como Lolita Lebrón.

Viviana Torres Mestey como Lolita Lebrón. (Suministrada)

Fiel a la historia

Casi tres años después, Torres Mestey continúa interpretando el monólogo Lolita, pieza que también ha presentado en Cuba, Colombia, México y Estados Unidos. Este sábado subirá a las tablas del Café Teatro Proscenium del casco urbano de Ponce.

La obra presenta a la dirigente independentista luego de haber pasado un año encarcelada en la penitenciaría federal de Alderson, West Virginia, e intercala con el momento del ataque al Congreso.

“Yo trabajé bastante su forma de hablar basado en unos vídeos que existen de una conferencia en la que las autoridades federales presentaron al grupo ante la prensa. De hecho, una escena de este momento es mostrada en la obra. Además, estudié varios discursos que ella ofreció. Traté de estudiar algunos acentos bien puertorriqueños que ella tenía”, explicó la artista al mencionar que el peinado y el vestuario concuerdan con los acontecimientos de 1954, y que los colores del traje que Lolita usó el día del ataque fueron revelados por sus familiares, ya que en las fotos no se pueden apreciar por ser en blanco y negro.

Circunstancias distintas, mismo problema

Torres Mestey opinó que los sucesos ocurridos 60 años atrás en el Capitolio de Estados Unidos mantienen vigencia ya que la situación política de la isla continúa siendo la misma.

“La historia se repite, pero en contextos distintos. En momentos de la pieza ella habla de las razones por las que hizo lo que hizo y eso lo puedes aplicar a lo que ha sucedido en Puerto Rico por los pasados meses. Sesenta años después y sigue siendo lo mismo, somos una colonia”, mencionó en referencia a las manifestaciones en contra de la Junta de Control Fiscal federal.

Si algo ha cambiado son los métodos de divulgación y visibilidad de la lucha.

“En aquella década la única forma que había de visibilizar la situación colonial era ir personalmente a la meca federal y disparar al techo y decir ‘mira, somos Puerto Rico y somos una colonia, atiéndanos que esto no es lo que queremos y ustedes nos tienen en el olvido’”, expuso.

Hoy día los manifestantes tienen más herramientas a su disposición para dar a conocer su reclamo ante el mundo.

“Una ventaja que hay ahora es que estas protestas que se han suscitado esta semana en las calles de Condado o frente a un periódico aquí en Puerto Rico y no en Washington han corrido el mundo por medio de los medios sociales y otras herramientas que emplean el Internet. Estas protestas están visibilizando la situación de la isla en otras partes del mundo”, señaló.

La actriz Viviana Torres Mestey protagoniza el monólogo Lolita, sobre la figura de Lolita Lebrón. (Suministrada)
« 1 de 4 »

Educando por medio del teatro

Además de escenarios como Proscenium, Lolita ha sido presentada en universidades y planteles escolares, donde ha tenido gran recepción.

“Después de la obra nosotros abrimos un foro de 15 minutos donde el público tiene la oportunidad de hacer sus preguntas y comentarios. En estos hemos podido apreciar el impacto que la obra ha tenido en el público estudiantil, sobre todo a nivel intermedio y superior. Ha sido impresionante. Cuando ellos se enfrentan a la obra y conocen que esto es parte de la historia quedan impresionados y las preguntas que ellos hacen son bien conceptualizadas, queriendo saber más, buscando más información y eso es uno de los puntos medulares de este proyecto”, sostuvo.

El precio de boleto de entrada para el monólogo Lolita, producido por Enfocarte Inc., es de $15.00 y la obra sube a escena a las 8:00 p.m. Para reservar su espacio puede comunicarse al número telefónico 787-840-3315.

Publicado: 2 de septiembre de 2016